Quienes la conocen, los amigos y compañeros de despacho de Alejandra Romero, abogada en un conocido bufete, resaltan la fortaleza de la duquesa de Suárez para superar su natural timidez y asumir la nueva situación familiar que la ha colocado en el primer plano de actualidad y la ha convertido en centro de atención pública.

ALEJANDRA ROMERO SUAREZ CON SU PADRE FERNANDO ROMERO DURANTE EL ACTO HOMENAJE A ADOLFO SUAREZ CON MOTIVO DEL PRIMER ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO 23/03/2015 MADRID

Precedida por su hermano Fernando, tres años menor que ella, Alejandra Romero actuó como duquesa de Suárez, título en que ha sido ratificada por el BOE en diciembre pasado, presidiendo los actos en homenaje a su abuelo Adolfo Suárez.

Alejandra, de 25 años, ha procurado mantener la misma vida que llevaba antes de la muerte de su abuelo, Adolfo, y convertirse ella en duquesa de Suárez. Sigue sin hacer visa social, aunque le cursan invitaciones para gran número de eventos festivos. Sí aceptó dar el año pasado el pregón de fiestas en Cebreros, la patria chica de su abuelo Adolfo Suárez, junto con su hermano Fernando, de 22 años, como homenaje a su recordado abuelo que tan vinculado se mantuvo siempre a su tierra abulense.

ALEJANDRA ROMERO SUAREZ CON SU PADRE FERNANDO ROMERO DURANTE EL ACTO HOMENAJE A ADOLFO SUAREZ CON MOTIVO DEL PRIMER ANIVERSARIO DE SU FALLECIMIENTO 23/03/2015 MADRID

Alejandra es oficialmente Duquesa de Suárez desde el pasado 3 de diciembre en que se ratificó oficialmente su solicitud del mismo en mejor derecho que su tío Adolfo Suárez Illana, el segundo y el más conocido de los hijos del expresidente de la Transición por su actividad política.

No pretendía Alejandra Romero reabrir ninguna brecha en el seno de la saga Suárez con su reclamación del título nobiliario, al que se dice que aspiraba su tío, pero la joven actuó en consecuencia porque tampoco deseaba renunciar a los derechos heredados de su madre, la recordada Mariam Suárez, fallecida en 2004 tras luchar valientemente con un cáncer durante once años, a quien ella sigue teniendo muy presente.

Actualmente Alejandra Romero vive en Madrid y ocupa su tiempo entre el bufete internacional en Herbert Smith Freehills y la preparación de su doctorado en Derecho, que compagina con causas sociales y tareas de voluntariado, tomando así el testigo solidario de su madre.