Alberto y Charlene ponen el broche de oro a la Fiesta Nacional de Mónaco con una noche de ópera

La princesa Charlene fue recibida con flores.

La princesa Charlene, con un conjunto de Akris, fue recibida con flores.

Por su parte, la princesa Carolina, que durante el día tuvo en su hija Carlota a su más firme rival en materia de elegancia, belleza y glamour, también repitió diseñador, luciendo un vestido bicolor de Chanel, su firma fetiche.

En esta ocasión, los príncipes Alberto y Charlene y la princesa Carolina estuvieron acompañados por los dos hijos varones de la todavía princesa de Hannover (no consta que se haya divorciado del príncipe Ernesto, su tercer marido), Andrea y Pierre, ambos de frac y sin sus respectivas novias, Tatiana santo Domingo, que hará abuela a Carolina el próximo mes de enero, y Beatrice Borromeo, quien a pesar de llevar ya cuatro años con el más joven de los hermanos Casiraghi, todavía no asiste a actos oficiales con la familia de su novio.

También Carolina fue recibida con flores.

También la princesa Carolina, vestida de Chanel, recibió un bouquet de flores a la entrada del Forum Grimaldi.

Las princesas Charlene y Carolina repersentaron el glamour de Mónaco.

 Charlene y Carolina se han hecho buenas amigas y colaboradoras. La princesa de Hannover celebrará su 56 cumpleaños el próximo 23 de enero, y dos días después su cuñada cumplirá 35.