El príncipe aprovechó para tomar el sol, jugar al golf y disfrutar de la noche marbellí con sus amigos.