Al salir de la casa de 'GH VIP', Alba Carrillo tenía dudas sobre si su relación con Santi Burgoa estaba bien y seguía hacia adelante.


Ha pasado menos de una semana desde una de las noches más emocionantes de la vida de Alba Carrillo, en la que quedó finalista de la séptima edición de Gran Hermano VIP por detrás de Adara, que consiguió hacerse con el codiciado maletín. En los pocos días que han pasado desde entonces, la modelo no solo se ha reencontrado con su hijo, Lucas, y su madre, Lucía Pariente, con quienes compartió una jornada de compras, sino también con quien parece ser su nueva pareja, Santi Burgoa.

El periodista no estuvo en el plató del programa de Telecinco el pasado jueves para recibirla en directo, pero eso no significa que no estuviera cerca. Esa misma noche, tal y como desveló el programa ‘Ya es mediodía’, ambos se reencontraron.

Alba Carrillo no consiguió ganar GH VIP, pero quedó finalista

Alba Carrillo, Adara

Una primera cita que parece que fue muy bien ya que este domingo ambos han vuelto a repetir. Un plan que ha tenido lugar solo horas después de que Carrillo ultimara sus compras navideñas visitando una tienda de lencería en la que estuvo viendo varios productos. Después, fue hasta casa de Santi, de donde no salió hasta este lunes por la noche, vestida con la misma ropa que casualmente llevaba el domingo: un pantalón vaquero negro con cortes en las perneras y un jersey rojo.

Y si su vestuario evidenciaba que había pasado ahí la noche, la gran sonrisa que lucía en su rostro se convertía en la mejor evidencia de que Alba Carrillo está de lo más feliz y se lo había pasado en grande. Tras abandonar la vivienda, la colaboradora televisiva estuvo dando un pequeño paseo que aprovechó para hacer una llamada de teléfono durante la cual no se quitó la sonrisa.

Desde su reencuentro, ninguno de los dos se ha pronunciado sobre lo que están viviendo, pero en la memoria de todo el mundo está el contenido de la carta que Santi le hizo llegar a Alba y que la hizo llorar de emoción: “Albi. Estoy orgulloso de ti. Tienes que seguir tranquila… Todo está perfecto fuera. Cuando digo todo, es todo. Tu mayor miedo está a punto de resolverse con la mejor de las noticias. No tengas ninguna duda de mí. No news, good news. Confía. Sigue siendo como eres: leal, honesta, sincera, divertida. Te echo tantísimo de menos. Te espero, siempre. Te quiero, Santi”.