¡Al fin la gala de los Premios Princesa de Asturias! Esta es una cita importantísima en el calendario y nuestro interés así lo refleja. Este no es el espacio para hablar de los galardonados, personas que hacen de este mundo algo mejor, pero quería poner esto por delante, porque al fin y al cabo es lo más relevante. Hay otros protagonistas, por supuesto, y son los Reyes, que los apoyan e impulsan. Mención especial para la Reina Sofía, que nunca falla a esta cita y que, sin ánimo de suscitar celos, siempre es la más aplaudida en la platea. Pero vamos al lío…

Reyes y Reina Sofia
Los Reyes Felipe y Letizia, acompañados por la Reina Sofía, a su llegada al teatro Campoamor de Oviedo.

Lo que se pone Letizia para esta gala es uno de los momentos top del año, si no el número 1. Desde siempre ha estrenado, y desde siempre ha sido un modelo exclusivo de Felipe Varela. Tal y como esperábamos, esta edición también. Lo contrario hubiera sido verdaderamente un notición.

LetiziaUn vestido cóctel en seda cady nude con falda evasé, bordado a mano sobre tul invisible con hilo de metal negro y lágrimas de cristal de Swarovski.

LetiziaEl gran secreto se ha desvelado al bajar del coche sobre la alfombra azul. De primeras me he dicho, bien… La Reina ha dado unos pasos, me he recreado un poco en el relieve del vestido… Y avanzando ya hacia la puerta del teatro, me he dicho: «Muy bien…»

LetiziaDe acuerdo, no es una estructura rompedora de Varela, nada demasiado nuevo, pero Letizia estaba muy favorecida y, desde luego, iba elegante y adecuada, con el empaque necesario, con un puntito barroco, pero sin  resultar recargada.

El efecto nude del fondo y el dibujo en negro lo convierten en un vestido atento a las tendencias, puede que uno de los más modernos que ha lucido en la historia de estos Premios. Me recuerda a algunos bordados de Dolce&Gabbana, que son los italianos más españoles del mundo. Pero no vamos a hablar de copias ni plagios…

LetiziaHa habido más, por supuesto: Una cartera negra de Varela, unos altísimos zapatos en nude, de Magrit, y sus pendientes en brillantes negros de De Grisogono, que combinaban estupendamente.

Letizia

El peinado, por un lado, y por el otro.

Su peinado tampoco ha fallado con un semirrecogido bajo con raya al lado, rematado en una coleta con ondas. El maquillaje en un neutro rosado no desentonaba, y por ello creo que, pese al ajetreo de actividades en Oviedo, la Reina tenía buena cara.

Reyes

El Rey Felipe ha destacado en su discurso que esta cita cultural «se ha convertido para nosotros en mucho más que una tradición, emotiva y emocionante. Además, en los últimos nos viene acompañando el recuerdo de nuestras hijas, Leonor, como presidenta de honor de la Fundación Princesa de Asturias… Y por la esperanza que representan en el futuro».

Reyes
Los Reyes, tras clausurar la gala, saliendo del escenario del Campoamor entre los aplausos de los asistentes.

Hemos de decir que Oviedo se ha aliado esta tarde con la Musas, presumiendo de un maravilloso sol de otoño. De otro modo, Letizia quizás hubiera tenido que tirar de otro recurso antes de mostrarse en tirantes. Y supongo que no hubiera sido la capa de ayer.

Queen Letizia Ortiz Spanish during the Princess of Asturias Awards 2016 in Oviedo, on Friday 21th October 2016

Sea como sea, el momento «estrellado» de ayer noche se ha arreglado esta tarde, afortunadamente. Al fin y al cabo, este es el look decisivo, del que nos acordaremos y que pasará a la hemeroteca. ¿Alguien se acuerda de los que quedan segundos? Bueno, pues este sí es un look ganador. El Rey también ha citado a Cervantes y Don Quijote. Apropiándome de su lenguaje, diré que hoy se ha desecho un entuerto.

¿Qué os parece? ¿Le damos premio?

Letizia
Sonriente y feliz en su tierra, la Reina hoy ha concitado opiniones favorables, digna de un evento que ensalza a su ciudad. Mañana nos vemos en la comarca de los Oscos. ¡Hasta muy pronto!