La presentadora, Adriana Abenia, nos cuenta cómo son ahora sus días: “Vivo en una absoluta anarquía”, dice a esta revista en una entrevista sincera


La presentadora, Adriana Abenia, pasa estos días de encierro con su marido, Sergio Abad, y su hija, Luna, que el 17 de julio cumple dos años. Con la lógica preocupación, pero también con optimismo y un toque de humor, nos cuenta cómo vive esta complicada  situación en la que estamos inmersos todos los españoles. Aún así cuenta con el apoyo de los suyos, que se han convertido en un chute de energía en estos momentos tan complicados. Su hija Luna es su gran luz dentro de este túnel que ha paralizado los proyectos profesionales de muchos españoles.

¿Cómo estás llevando estos momentos tan complicados?
Siento que estoy inmersa en la grabación de un capítulo de Black Mirror. Las calles están vacías, el miedo viaja a la misma velocidad que esta enfermedad y nadie sabe cómo será todo después. Así que trato de crear un micromundo en mi casa ajeno a la realidad, sobre todo por Luna.

¿Tienes más miedo por alguien cercano a ti?
Mi abuela Aurora se rompió en Zaragoza el fémur antes de esto y, aunque siempre ha vivido en su casa, ahora con la rehabilitación está en una residencia cerrada a cal y canto. No consigo hablar con ella todo lo que me gustaría, se maneja fatal con el móvil. El 8 de mayo cumplirá 90 años.

Un impulso para lo que vendrá en un futuro

¿Crees que aprenderemos alguna lección para el futuro?
Olvidamos fácilmente, pero espero que esta situación de encierro en casa ayude a que las prioridades se reseteen en la cabeza de todos. Vivimos vertiginosamente y el trabajo tiene un papel tan primordial en nuestro día a día que casi nos secuestra, cuando no debería ser así. La vida va de otra cosa, supongo.

¿Qué es lo qué peor estás llevando del encierro en casa?
Tener a mi hija encerrada en casa como si yo fuera la madrastra de Cenicienta.

¿Sigues una rutina diaria como aconsejan los expertos?
Luna sí, pero yo vivo en la más absoluta anarquía, en bata y sin peinar. Eso sí, sigo dándome protección 50 por casa y mi perfume. Es un sinsentido, pero qué más da.

¿Tienes algún hobbie para hacer más llevadero el paso del tiempo?
Mi hogar ahora está lleno de ricas recetas, bailes, canciones de guitarra, pedaleos sobre una bici estática y sol de terraza para que no decaiga el ánimo.

Adriana Abenia también está muy preocupada por su hija Luna

¿Con una niña pequeña se hace todavía más complicada esta situación?
Desde luego, se contempla que los perros y sus dueños paseen por la calle sin ningún
problema y no tienen en cuenta que el estar en casa para un niño puede ser devastador a nivel mental y físico. No todo el mundo vive en una casa con jardín, tampoco yo, y
los días se hacen muy cuesta arriba con un bebé o un niño al que no puedes hacerle comprender que no puede salir a jugar ahí fuera.

¿Eres fuerte psicológicamente en momentos como este?
Es difícil mantenerse al margen de lo que está ocurriendo, está causando muchas bajas. Es algo histórico. Aunque procuro tirar del humor, leer ahora que estoy “ociosa”, aunque
para los que somos papás esta palabra suena a chiste, y ver películas o series que tenía
pendientes. Me chiflan los thrillers como por ejemplo Unbelievable, The Sinner, también
he visto Hierro… Me chifla el guion de El método Kominsky.

¿La vida en pareja las 24 horas sin separarse resulta más complicada?
Es una suerte poder estar juntos y eso que no es fácil salir airosos de esta complicada situación. Sin sus abrazos no sé qué haría. Hablan de baby boom o de una oleada de divorcios. En mi caso ni uno ni otro.

En momentos así parece que uno hace examen de su vida, ¿qué reflexión has sacado?
Que tengo mucha ropa pero pocos pijamas- nos cuenta entre risas y con el sentido del humor que caracteriza a la presentadora.

¿Qué será lo primero que harás cuando esto termine?
Me gustaría decirte que besar a la gente que quiero, pero creo haber adquirido la frialdad rusa por precaución. Así que no, lo que haré será irme a vivir a una casa con jardín, por si hay más pandemias.