En una de sus últimas apariciones antes de dar a luz, recogiendo el premio Ivor Novello en Londres.