Adara y Rodri han cruzado sus caminos en Ibiza semanas después de romper, pero por el momento no se han visto. Eso sí, la modelo está sacando sus armas de seducción para que su ex sepa lo que se ha perdido por si hay un encuentro sorpresa


La relación entre Adara Molinero y Rodri Fuertes parecía idílica hasta que unas imágenes del influencer con otra joven ponía su romance perfecto patas arriba. Rompieron, pero el amor fue más fuerte y volvieron a unir sus caminos. Eso sí, no fue lo suficientemente fuerte como para superar la decisiva prueba del tiempo y el pasado mes de julio anunciaron que, a pesar del cariño que siempre se tendrán, ya no podían continuar andado por la vida de la mano y jurándose amor eterno. Adara afrontaba este nuevo fracaso sentimental con la firme determinación de que debía “aprender a quererme” y es que tras encadenar parejas llegaba el punto en conocerse a sí misma, aprender a valorarse como persona y, después, buscar el amor. Sin embargo, Ibiza bien podría haber puesto patas arriba esta intención y es que la isla pitiusa supone un paraíso en el que las emociones están a flor de piel.

Adara Molinero y Rodri Fuertes han coincidido en Ibiza. Quizá estos planes no son del todo casuales y la pareja tenía pensado descansar en la isla balear juntos, pero su ruptura les ha obligado a hacer las maletas y disfrutar de los encantos que ofrece este rincón por separado. Ahora bien, ante la posibilidad de un encuentro casual, ya sea en la playa como en un local de moda, la modelo ha querido sacar a relucir todas sus armas de seducción eligiendo con mimo su look para ver si así despierta en Rodri el sentimiento que parece haber perdido. Una forma de encender la llama que se ha enfriado y que hace que Adara luzca impresionante a orillas del mar durante su jornada playera en compañía de un grupo de amigos que le están ayudando a superar la ruptura y mirar al futuro con optimismo.

Adara ha elegido para estar en las playas de Ibiza un favorecedor bikini en color rojo, tono de la pasión, que deja al descubierto su escultural cuerpo que tanto traen de cabeza a los jóvenes que posan sobre ella su mirada. Son muchos los hombres que han caído rendidos ante sus encantos físicos, pero parece que logra rematarlos a fuego lento mostrándole cómo es poco a poco. También sabe sacarse todo el partido cuando se pone sus looks más veraniegos para disfrutar de los chiringuitos y locales de moda de Ibiza, como así ha hecho en el beach club al que acudió con un alegre vestido con estampado floral en tonalidades rosas. Por su parte, Rodri hace lo propio, por ahora sin cruzarse con su ex, a bordo de un yate, dándose chapuzones en aguas pitiusas con coloridos bañadores y dejando al descubierto un pack de abdominales sobre los que tanto le gustaba descansar Adara semanas atrás. Vamos a ver cómo se lo están pasando Adara y Rodri en Ibiza, por ahora por separado: