¿Cuál es la profesión de su marido? ¿A qué se dedica exactamente? La ex de Antonio David Flores responde a estas preguntas.


Una vez más, Rocío Carrasco ha hablado de Fidel Albiac, en la serie documental sobre su vida que lleva semanas emitiéndose en Telecinco y que este miércoles ha puesto punto y final con el episodio ‘Punto de partida’. En él, la hija de la desaparecida Rocío Jurado se dedica muchos minutos a hablar de su marido.

Al mencionarlo, la madrileña se deshace en halagos. A lo largo de dos décadas, el andaluz se ha convertido en el pilar fundamental de su vida. Gracias a él ha podido salir adelante de situaciones tan adversas como el distanciamiento con sus hijos, la depresión que padece desde el año 2011 o su intento de suicidio.

Fidel «ha trabajado siempre», según Rocío Carrasco

Consciente de que hay muchas incógnitas sobre su pareja, Carrasco ha develado uno de los misterios nunca resueltos sobre la vida laboral de Fidel. Durante décadas se ha comentado que él podría vivir de ella y que nunca le ha interesado trabajar. Incluso lo han calificado como «un vago» que se nutre de la fortuna heredada de ‘la más grande’. Este miércoles, la ex de Antonio David Flores ha arrojado algo de luz en el asunto.

Así, ha contestado a la pregunta: «¿Trabaja Fidel Albiac?». Su respuesta era breve: «Ha trabajado siempre. Está en su derecho de que la gente no lo sepa porque él no quiere y si no quiere hay que respetarlo«. Y es que mucho se ha especulado – y también bromeado- con su trayectoria profesional. Porque no se le conoce actividad más allá que la de iniciar estudios de Derecho o la de acompañar a su mujer en la producción de ‘Qué no daría yo por ser Rocío Jurado», el documental basado en la biografía de la chipionera.

Rocío Carrasco
Telecinco

A la hora de abordar cualquier cuestión relativa al hombre de su vida, Rocío Carrasco lo ha defendido con uñas y dientes. «Tengo un marido que ha estado 24 horas del día a mi lado», ha aclarado. «Tengo a mi suegra que ha sido la persona más maravillosa que he conocido en este mundo, aparte de su hijo. La persona más honesta y a la cual estoy inmensamente agradecida, porque ha sido como mi madre. No estoy sola, que es lo que él quería. Esta fuerza me viene porque ya está bien. Ya tiene que volver a florecer la persona que yo era».

Quiere «seguir adelante» con la ayuda de Fidel y de sus seres queridos

Gracias al cariño de Fidel y se los suyos es capaz de mirar al futuro con optimismo. «Ahora a intentar dejar de malvivir. A intentar vivir e intentar hacer una vida medianamente normal dentro de mis posibilidades, intentar seguir para adelante. Intentar terminar de curarme. Porque yo de esta me tengo que curar. ¿Que me va a llevar tiempo? Lo sé, pero yo puedo», ha destacado. «Cometería los mismos errores… Pero esos 20 años de silencio me han permitido mantener intacto mis principios».

Rocío Carrasco Fidel Albiac
Gtres

De su larga relación con el andaluz solo lamenta no haber tenido hijos con él. «Me hubiese encantado tener más hijos. No hubiese podido tener un embarazo normal ni tranquilo. Dicho todo lo que he contado y habiendo tocado fondo y tomado conciencia de que la vida es maravillosa, sí», ha contestado cuando se le pregunta si está preparada para tener bebés ahora. Quién sabe si se anime a dar el paso. No en vano, su amiga Alba Carrillo le preguntaba por esta cuestión durante su intervención en directo: «Quiero saber cuándo me harás tía», le decía.

Ahora lo importante es curarse de la depresión que padece desde hace 10 años (lleva en tratamiento psiquiátrico desde el año 2011). «Estoy saliendo de la depresión. Estoy en ello, no sales de la noche a la mañana. No se sale tan rápido, estoy a muy poco de salir», ha revelado.

Quiere «seguir adelante» con la ayuda de Fidel y de sus seres queridos

A raíz de la emisión de su documental, se siente más preparada que antes para encarar el futuro. «Estoy aquí, ahora que venga quien quiera. Ya está bien de callarse y de amedrentarse. Que haga cada uno lo que quiera, que aquí estoy». Y ha lanzado un mensaje muy contundente a su ex: «El de arriba no se queda con nada de nadie y de una manera o de otra, todo el mal que hacemos aquí, lo pagamos aquí. Y creo que ha llegado el suyo».