El rey salió a navegar en el Fortuna

El rey pudo así disfrutar de una de sus grandes pasiones desde que era niño: salir a navegar. En estos últimos tres años, la crisis tenía anclado al al yate real, construido en 2000 con 42 metros de eslora, pero la necesidad de que el barco saliera a la mar para poner en marcha los motores le permitió al rey pasar un espléndido día marinero con excursión incluida a Formentor. Fueron unas horas de relax durante las que don Juan Carlos pudo evadirse de la delicada situación del país, por un lado, y del verano atípico de la familia real. El rey solo ha coincidido dos días en Marivent con los príncipes de Asturias. Cristina tampoco ha aparecido por Palma y Elena ya se había marchado con Froilán y Victoria cuando él llegó a la isla. Físicamente, don Juan Carlos, de 74 años, tiene buen aspecto y parece ya recuperado de sus últimas operaciones de cadera.