Mañana de audiencias para la Reina en el palacio de La Zarzuela. Digamos que  Letizia recupera un poco el pulso normal de la agenda tras un par de semanas en blanco y la consiguiente reaparición en la Fiesta Nacional. Este look podría ser de transición, y con ello no quiero restar importancia a las causas, pero teniendo en mente Oviedo y los inminentes Premios Princesa de Asturias, mi mente ya está volando hacia la tierrina…

El caso…

Primero, Letizia ha recibido en audiencia a una representación de la Confederación Nacional de Federaciones y Asociaciones de Familias y Mujeres del Medio Rural (AFAMMER), a la que ha seguido otra con un grupo de la Alianza Iberoamericana de Enfermedades Raras o Poco Frecuentes (ALIBER). El modelo ya lo veis: gasa, flores… Vamos, que la primavera sigue aquí.

Este es uno de los vestidos de ZARA que más éxito tuvieron la pasada temporada. Bueno, en realidad era este, pero no lo era. A ver, calcado en tejido y línea, pero con un estampado de flores ligeramente diferente. Este es de nueva colección, y el hecho de que el anterior se agotara seguro que ha tenido mucho que ver en su reconfección por parte de la firma. Los 49,95 euros de su precio también algo tienen que ver.

El modelo, tal cual aparece en la web de la firma.

La propia Letizia tiene otra versión anterior del mismo, más clarito. Dos veces se lo ha puesto desde su estreno.

El vestido semitransparente de esta mañana es un calco: cuello redondo, manga larga con goma en los puños y en la cintura y largo midi. El fondo verde y las flores rosas y burdeos se acoplan un poco mejor a la estación otoñal, pero no nos engaña: sigue siendo primaveral. Lo único es que después de vivir un intenso «veroño», Letizia se lo ha puesto justamente cuando las temperaturas, al menos en Madrid, han empezado a dar un vuelco descendiendo brúscamente y amaneciendo un día bastante gris.

Pero al fin y al cabo, la Reina hoy no salía de casa, así que que el vestido fuera tan liviano importaba poco estando a resguardo. Del resto del look, poco más que comentar: pendientes de piedra bicolor a juego (verde y morado) de Coolook, y zapatos de ante ciruela de Nina Ricci.

 

De este tipo de salones tiene unos cuantos, en varios colores…

El makeup lo encuentro especialmente bonito y natural. Un poco en la línea de lo que se está poniendo en los últimos actos, con ligeros tonos rosados en los párpados y en el brillo de labios. Bien, nada recargado. No sé qué os parecerá a las muchas entendidas en este terreno que hay por aquí…

Y lo mismo para el pelo. Creo que le va encontrando el punto justo a su nuevo long bob. Al lado, voluminoso y con las puntas bien definidas, para dentro y para fuera, creo que es como mejor le queda.

Pues nada, esto es casi todo. Os dejo a Letizia enfilando el camino ya hacia Asturias. El próximo jueves comenzamos nuestra andadura allí, ya que, como siempre, nos desplazaremos para contaros todo de primera mano. Francamente, no sé qué esperar… Pero esa será otra historia…

Ahora toca lo que toca, ¿os gusta esta Letizia primaveral? El vestido es cuqui, la verdad…

Pasito a pasito, en pocos días nos vemos en Oviedo. ¡Hasta pronto!

P.D: Este vestido lo saca Maribel Verdú en el anuncio de unos yogures. Tiene gracia, ¿no?