El verano ya está aquí, con su luz y sus colores. Aprovecha para hacerte con una vajilla que vaya a la perfección para esas cenas de las noches de verano en la terraza.


El verano ya está aquí y ha llegado con sus calores, con sus siestas y también con esas comidas al aire libre que tan bien sientan y que tan bien vienen, especialmente ahora que aún tenemos que mantener las distancias y las medidas de seguridad.

El verano invita al color y la alegría y eso se nota también en la mesa. Las frutas de esta temporada son muy coloridas, y los platos también tienen que acompañar. Por eso, quizá este es un buen momento para añadir algunos cambios en la vajilla y pensar cuál es la más adecuada, sobre todo para esos encuentros en la terraza y en el jardín.

Colores por doquier

Así como en otras épocas del año la tendencia vira hacia lo clásico y lo discreto, en verano podemos permitirnos abrir la mano y jugar con tonalidades que en otro momento no encajan tanto. Rojos, rosas, azules y demás tonos vibrantes se suman a la mesa estos días, para alegría de los más pequeños, que también tendrán sus versiones.

Para ellos, para los niños existen opciones que van más allá de la tradicional porcelana y que pueden ser todo un acierto especialmente con los más pequeños. Desde los platos de plástico reutilizables hasta los fabricados en nuevos materiales, como la paja de trigo.

Este material permite aprovechar residuos y además fabricar piezas resistentes que pueden incluso pasar por el lavavajillas. Así se convierten en una opción ideal para poner sobre la mesa en reuniones con niños sin miedo a que hay algún problema de roturas al caer al suelo.

Estampado veraniegos

En cuanto a las formas, este verano se vuelve a los platos redondos, alejándose de los diseños cuadrados o con aristas.  Y con lo que respecta a los materiales, además de esos tan convenientes para los más pequeños, los platos de cerámica o loza de siempre se mantienen y se renuevan en la temporada veraniega.

Los colores y los diseños naturales, que este año están muy presentes y han sido tendencia tanto durante el invierno como durante la primavera, se mantienen en verano. Pero también lo hacen los diseños más tradicionales y que nos hacen viajar a otras épocas.

Tribales, tonos blancos, diseños rústicos y tonos tierra están muy presentes este verano sobre la mesa para encajar a la perfección con esos patios campestres o transformar nuestra terraza en un remanso de tranquilidad en las noches urbanas de verano. Todo para generar un ambiente sosegado en el que nos encontremos más a gusto que nunca.