Si estás pensando cambiar de secador, te contamos todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir el que más se adapte a tus necesidades.


No siempre logramos que nuestro pelo luzca como debería. Y aunque las razones para que el peinado no sea el más adecuado son muchas y muy variadas, es verdad que un buen secador puede marcar la diferencia. Porque este aparato tiene la capacidad de mejorarlo todo o de echar por tierra un cabello que de otra manera sería  mucho más lustroso.

Por eso, si estás pensando en cambiar el tuyo o comprarte uno es importante que sigas unas serie de consejos antes de elegir el tuyo, aunque hay cosas que deberías apuntarte si ya lo tienes y aplicarlas, porque te ayudarán a cuidar de la salud de tu pelo y a no correr riesgos innecesarios.

Seguridad y tratado del cabello

El primero lugar, obviamente son las cuestiones de seguridad: no te seques el pelo dentro de la bañera o en cualquier otro lugar con agua. No lo dejes encendido o enchufado si no lo estás utilizando y antes de secarte el pelo con cualquier aparato, escúrretelo bien enjuagándolo con una toalla seca, de forma que cuando apliques el calor del secador, tu cabello ya solamente esté húmedo.

Así ahorrarás energía y expondrás durante menos tiempo tu pelo al calor. Esto tiene como ventaja que no se dañará tanto ni se volverá más quebradizo, porque eso es lo que hace la exposición prolongada al calor así como los cambios de temperatura.

Potencia y tipos

En los secadores, como en todo lo que implica la mano de la tecnología, hay un mundo de posibilidades. Para empezar tenemos que definir nuestro rango de precios, es decir, cuánto estamos dispuestos a invertir en el cuidado de nuestro pelo, y a  partir de ahí, valorar las opciones dentro de ese rango.

Ni qué decir tiene que el tipo de cabello y el uso que le vamos a dar al dispositivo, influyen y mucho. Alguien con un volumen de cabello mayor querrá más potencia (en el secado, que no es lo mismo que la potencia en w, que marca el consumo) y buscará que venga acompañado de un difusor más de lo que lo haría una persona con el pelo más lacio, que quizá prefiera un cepillo cerámico y un concentrador por encima de otras opciones.

Niveles de calor e iones

Lo recomendable, si estamos buscando un secador para casa, que no sea de viaje, es decantarnos por los modelos que nos ofrezcan más posibilidades. Por eso, los modelos deben tener tres niveles de calor y dos de potencia de aire o más. Y si a esto sumamos el disparo de aire frío, mejor que mejor, porque esto evitará que la temperatura en el cabello se eleve. Es interesante también escoger un modelo que tenga tecnología de iones, pues según los fabricantes esto ayuda a evitar que el pelo se cargue de electricidad estática.