Si no sabes dónde has puesto tus pendientes favoritos o estas harta de estar desenredando pulseras y colgantes, esta selección de productos es para ti.


Son quizá de las cosas que guardamos durante más tiempo. Las joyas pueden llegar a pasar de generación en generación y permanecer en la misma familia durante décadas… y no solo por el valor económico. La carga sentimental que acompaña a estos pequeños objetos es inmensa, pero hay que decir que no siempre las guardamos de la forma más adecuada.

Pero almacenar objetos tan pequeños y tenerlos bien colocados no siempre es fácil. Hay quien tiende a guardarlas en pequeñas cajas, algunas veces hasta aquellas en las que llegaron a casa desde la joyería o el establecimiento en el que lo adquirieron para nosotros. Porque sí, muchas llegan en forma de regalo para festejar un aniversario, un nacimiento o cualquier acontecimiento feliz, de ahí su valor emocional.

La importancia del orden

Sin necesidad de ser Marie Kondo a todo el mundo le gusta tener bien guardadas y almacenadas sus cosas. Las joyas no escapan a esto, pero como decimos, su pequeño tamaño a veces dificulta la colocación y al final acabamos por no ponérnoslas o a veces hasta olvidar su existencia solo porque no están ordenadas de la manera más adecuada.

Las anteriores generaciones utilizaban pequeños recipientes o colgadores en sus tocadores, pero ahora, afortunadamente hay sistemas muy cómodos al alcance de la mano para que tanto pendientes como colgantes o anillos encuentren el acomodo perfecto sin ocupar un espacio excesivo.

Nosotros hemos preparado una selección de joyeros y pequeños organizadores en los que podéis coger ideas para organizar vuestras joyas en casa. Los hay de diversos tipos. Por un lado están los clásicos joyeros de tapa.

Este tipo de organizadores recurso muy útil que ahora se fabrica con diversos materiales para que puedas coordinarlo con la decoración de la habitación que vaya a ocupar. Suelen contar de varios cajones con cojines de distintos tamaños y formas para que puedas distribuir en ellos relojes, anillos y pulseras sin que se entrelacen. Y también los hay con forma de maletita para que puedas trasladarlos de un lugar a otro si tienes la suerte de viajar a menudo.

La bisutería también tiene su espacio

Si además de las grandes joyas tienes una colección de piezas de bisutería que te gusta ir cambiando cada día, hay colgadores de diversos materiales que pueden facilitarte la tarea. Esos pendientes tipo zarcillo que acaban bailando siempre al fondo del cajón encajarán a la perfección en unos de esos colgadores, que, según la versión también dejarán espacio para anillos y pulseras.

Y para los grandes coleccionistas existe el summum de la organización de joyas: el espejo joyero. Un armario con un frontal con espejo que en su interior tiene tanto espacio como para albergar todas las joyas y bisutería que se te ocurran. Una buena solución para saber sin ningún género de duda donde tienes todo.