La cosmética puede ayudarnos a reafirmar la piel, mantenerla tersa e incluso a evitar la aparición de las estrías, también en zonas como el pecho.


Con la llegada del buen tiempo sacamos del armario faldas y vestidos. También las camisetas de tirantes y aquellas prendas ligeras que dejan a la vista partes de nuestra anatomía que han pasado a cubierto todo el invierno. Por ese motivo, es ahora cuando vemos pequeños detalles de nuestra anatomía en los que no habíamos puesto atención durante los meses pasados y que no terminan de encajarnos con lo que esperábamos.

Una zona con piel delicada

Y eso incluye una zona tan delicada como es el escote. La piel de esta parte del cuerpo requiere de atención y una serie de cuidados adecuados para mantenerse tersa y firme. Y quizá durante los meses de invierno no le hemos dado la hidratación que necesitaba para mantener un aspecto óptimo, pero aún estamos a tiempo.

Nunca es tarde para comenzar a cuidarse y tener la mejor versión de nosotros mismos. Y para ello, en algunos aspectos, la cosmética puede ayudarnos. En el caso del pecho, existen productos específicos para tratar la zona que nos echan una mano con eso de mantener la elasticidad de la piel.

Lo habitual es que con el paso del tiempo, como sucede con otras partes del cuerpo, perdamos firmeza en la zona, lo que puede dejar un aspecto lejano al deseado. Como siempre, es mejor prevenir que paliar, pero si ya estamos en una fase en la que la piel se ha estirado y no estamos contentos con su aspecto, tendremos que ponerle remedio cuanto antes.

Eficacia y constancia

Por ello tenemos que ver qué necesitamos. La hidratación en la piel es siempre necesaria, pero además, en la mayoría de los casos necesitamos ingredientes que nos ayuden a reafirmar la zona. Existen productos que prometen hacer efecto relleno en el pecho, y algunos reciben buenos comentarios, pero todo hay que ponerlo en perspectiva.

Los milagros no existen, ni tan siquiera en cosmética. Hay productos en el mercado que funcionan, y así lo dejan patente las experiencia de quienes los han usado, pero dentro de unos límites.

Una crema nunca hará que pasemos de una talla 85 de sujetador a una 95, pero puede ayudar a que nuestro pecho luzca con un aspecto más rejuvenecido, con la piel más tersa y jugosa. Y, sobre todo, puede ayudarnos a prevenir la aparición de las antiestéticas estrías, que pueden aparecer en cualquier cuerpo.

Eso sí, para lograr resultados, además de buenos productos es estrictamente necesaria otra cosa: la constancia. Hay que aplicarse la crema de manera regular y dedicarle el tiempo necesario para su total absorción. Si lo hacemos así, es probable que al cabo de unas semanas notemos una ligera diferencia.