Lograr unas pestañas de cine es mucho más fácil de lo que parece. Solo hace falta un poco de paciencia… y una ayuda extra.


Las pestañas son una parte de nuestro rostro a la que no solemos prestar toda la atención que merece. Solo nos acordamos de ellas cuando vamos a maquillarnos. Y eso es en cierta medida injusto y además poco práctico, porque las pestañas enmarcan la mirada y, bien cuidadas, pueden hasta cambiar nuestro aspecto con un solo gesto.

Sabemos del poder de las máscaras de pestañas a la hora de engrosarlas y alargarlas, pero en el día a día quizá no las estamos cuidando tanto como precisan. Además, estamos desaprovechando todo su potencial.

Unas pestañas largas y fuertes

Vaya por delante que las pestañas deberían importarnos por la gran función que cumplen a la hora de mantener nuestros ojos limpios y, por tanto, sanos. Pero tienen una importancia estética que es innegable.

Por eso, tenerlas fuertes y sanas es una cuestión de salud, pero que, además, estén larguísimas puede suponer un plus estético que nos hará ganar enteros aún cuando no llevamos encima ni una sola gota de maquillaje.

Lograr unas pestañas infinitas

Estamos acostumbrados a alargar las pestañas utilizando la máscara y el cepillo que viene con esta. Pero ese efecto es temporal y como le sucedía a la cenicienta, llegada una determinada hora el encanto desaparece. Por eso hay que recurrir a los tratamientos que trabajan desde dentro.

Para eso están los serum, unos compuestos que, igual que los que sirven para mejorar el aspecto de nuestra piel, alimentan la pestaña desde el interior, logrando que se alargue y se muestre más fuerte.

Aceite de ricino e ingredientes naturales

Esto se logra con formulaciones que, en la mayoría de los casos, parten de ingredientes naturales que nos ayudan a alimentar esos cabellos cortos de manera apropiada para que desarrollen todo su potencial de crecimiento.

Entre esos ingredientes hay algunos que se han puesto de moda en los últimos tiempos, como el aceite de ricino. Hay quien opina que este producto es un gran aliado a la hora de hidratar las pestañas. No obstante, no funciona igual en todas las personas, aunque quienes lo han utilizado aseguran notar los efectos.

Paciencia y constancia

No obstante, una de las cosas que destacan quienes han utilizado este tipo de productos y aseguran haber obtenido resultados es que han sido muy constantes y han seguido al pie de la letra las instrucciones.

Estas suelen ser aplicar una vez todos los días el sérum sobre las pestañas con un pequeño pincel. Esto suele hacerse un rato antes de acostarse para así evitar que nos estemos tocando los ojos.

Los efectos tardan unos meses en mostrar su máximo esplendor, pero en un par de semanas ya comienzan a ser tan visibles que incluso la mayoría de estos productos vienen acompañados de una pequeña regla para medir cómo van creciendo.