Este San Valentín puedes optar por regalarle un nuevo perfume y renovar también su tocador.


Regalar algo a quien quieres no siempre es tarea fácil. Hay miles de ideas, desde lo tecnológico a la consabida ropa pasando por los detalles más románticos. Y no siempre acertamos. Pero cuando conoces a alguien y sabes cuáles son sus gustos, puedes arriesgar sin temor a equivocarte y atreverte hasta con una de los cosas más personales que hay en el tocador de cualquier persona: el perfume.

Es un clásico de los regalos en las celebraciones, pero no siempre damos con el detalle perfecto. Para solucionarlo podemos recurrir a los clásicos que nunca pasan de moda, aunque cambien de rostro en los anuncios, como sucede con Boss Bottled, de Hugo Boss, ahora con el marido de Elsa Pataky, Chris Hemsworth, como imagen, o Polo, de Ralph Lauren, en cualquiera de sus versiones.

Las bases del aroma

Como en todo, en los aromas también hay tendencias. En esta época que vivimos el sándalo se cuela en la base de los perfumes más intensos, que se conjuga con en ámbar y compite en presencia con elementos como la canela o la vainilla. Los toques cítricos en las notas de salida están presentes en forma de limón o naranja.

Y aunque dependiendo la época del año es recomendable variar los perfumes, dejando los más intensos para el invierno y los más frescos, con las notas más frutales, para el verano, lo más importante a la hora de elegir un perfume es el ph de la piel de quien lo va a llevar. Como habrás comprobado, no todos los aromas huelen igual en todas las personas ni duran lo mismo.

Tipos de piel y perfumes

Para averiguar el tipo de piel que tenemos basta con aplicar un perfume sobre papel y sobre alguna zona del cuerpo. Recomendamos la muñeca por su accesibilidad y facilidad a la hora de ir comprobando. Si dura más sobre la piel que en el papel, podría ser un indicador de tener una piel alcalina. Y si dura más en el papel, justo lo contrario, es indicador de una piel con tendencia a la acidez. 

Teniendo en cuenta esto, aseguran los expertos que si tienes la piel alcalina, el aroma se fijará con mayor facilidad, por eso, ese tipo de pieles soporta bien los aromas sutiles, mientras que una piel ácida puede aumentar la potencia de un perfume, por lo que los toque amaderados y frutales son ideales para ellos.

¿Y qué sucede con las pieles neutras? Seguro que te te lo has preguntado. Pues este tipo de pieles tienen la ventaja de que cualquier perfume les irá a la perfección, así que no habrá problema a la hora de elegir: solo tienes que escuchar a tu olfato y decantarte por el que más te guste… o el que creas que más le va a gustar a quien va ir esparciendo su aroma. Así acertarás con tu regalo sin ningún tipo de duda este San Valentín.