Si de vez en cuando te sientes hinchada o notas las piernas más cansadas de lo habitual, estos consejos te vendrán bien.


Admitámoslo. La mayoría de nosotras no tenemos unas piernas como las de las famosas. Aunque si ellas son sinceras, la mayoría sufren los mismos problemas que el común de los mortales: celulitis, piel de naranja y retención de líquidos.

Pero muchas de ellas aplican tratamientos que resultan efectivos para mejorar su apariencia. Nosotros hoy os proponemos una serie de pasos para luchar contra esa retención de líquidos que, además de antiestética, puede servir de inicio a otros problemas como la piel de naranja.

Causas de la retención de líquidos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la retención de líquidos puede tener diversos motivos para hacer su aparición, pero que, descartando algún problema médico concreto -esto siempre poniéndoos en manos de un especialista-, tiene solución. Y además es relativamente fácil luchar contra ella.

La genética siempre tiene que ver con todo, pero el estilo de vida es un factor importantísimo. Llevar una dieta con un alto contenido en sal y una vida muy sedentaria es la forma más fácil de comenzar a notar cómo se acumulan los líquidos en nuestro cuerpo y vernos más hinchados.

Por ello, hay tres cosas que, aunque suenen a tópico, son fundamentales: reducir la ingesta de sal con las comidas, salir a caminar al menos durante una hora al día y beber mucha agua. El alcohol es otro factor que ayuda a que se dé la retención de líquidos, por lo que deberíamos prescindir de él.

Atacando al problema desde fuera

Como decimos, hidratarse de manera constante, reducir el consumo de sal y hacer ejercicio de manera regular son tres formas muy eficaces de atacar el problema desde dentro, pero en ocasiones no es suficiente y necesitamos una pequeña ayuda extra.

Además de incluir en nuestra dieta alimentos con un alto poder diurético como los espárragos, las alcachofas o los arándanos, podemos echar mano de la cosmética para multiplicar el drenaje. En infinidad de centros aplican con gran maestría los masajes drenantes, que son muy efectivos, pero además se pueden complementar con cremas y geles.

La cosmética a tu servicio

Nosotros hoy os proponemos seis productos creados específicamente para ayudar con este problema, que suele localizarse además en las piernas, llegando a afectar a muslos y caderas. Tened en cuenta que ahora que va llegando el calor, las altas temperaturas no ayuda a desinflamar, por lo que es recomendable que incluyáis duchas frías para vuestros pies y piernas durante los días más calurosos y que realicéis alguna actividad física para reactivar la circulación.

Los productos que veis pueden combinarse con anticelulíticos, pero es importante que diferenciemos ambas cosas. Aunque la retención de líquidos puede favorecer la aparición de la celulitis de manera visible, son dos cosas diferentes y, por suerte, la primera es más fácil de controlar de manera rápida a nivel estético.

Si tienes una cita importante y ves tus piernas hinchadas, sumérgelas en agua bien fría durante un buen rato. Una vez las hayas sacado, aplica una crema drenante (en esta situación van muy bien las que tienen efecto frío- e intenta ponerlas en alto durante un rato.

No es una solución definitiva, y si quieres atajar el problema tendrás que ser lo más constante posible con unos hábitos saludables y con tratamientos específicos, pero sí verás cómo en menos de una hora tienen otro aspecto.