La presentadora, que ha sustituido a Pablo Motos durante su baja, ha optado por un look sobrio a base de camisas blancas de diferentes formas.


Es un básico y por eso esta prenda no puede faltar en ningún fondo de armario. Pero estos días Nuria Roca ha sabido hacer de la camisa blanca su seña de identidad. La presentadora valenciana ha estado sustituyendo a Pablo Motos al frente de ‘El hormiguero’ después de que el comunicador diera positivo en Covid y tuviera que aislarse y durante estos días ha lucido siempre camisas blancas pero en distintos formatos.

Si lo pensamos bien, la idea es fantástica. En el programa se ha generado una especie de ‘uniforme’ para el presentador que funciona como seña de identidad. De este modo, Roca sigue la estela de la camisa blanca que siempre lleva Pablo Motos, pero la periodista la reinterpreta en clave ‘fashion’ y así puede jugar con los estilismos.

En realidad la prenda es la mejor elección, porque combina con absolutamente todo. Solo hay que elegir el modelo adecuado y encajará con cualquier estilismo: desde un traje de chaqueta –como un esmoquin de corte masculino- hasta un ‘total look’ en blanco, pasando, por supuesto, por las opciones más desenfadadas.

Tipos de camisas

Aunque siempre que hablamos de blusas, y en especial cuando lo hacemos de camisas blancas, pensamos en la clásica camisa ejecutiva, es una prenda tan versátil que admite todas las variaciones posibles para adaptarse a las tendencias sin perder su espíritu de prenda de fondo de armario.

Así, los tejidos variarán desde el popelín de las más rígidas a la seda de las más fluidas. Las formas también se diferenciarán desde la sobriedad absoluta de las prendas minimalistas hasta el barroquismo de los cuellos con lazada, los cuerpos con volantes o los hombros abullonados.

Acertar de blanco

A la hora de elegir una camisas blanca hay que pensar en qué momento queremos lucirla pero también ver cuál encaja más con nuestro estilo y con las formas de nuestro cuerpo. Si tenemos curvas, bastante pecho o los hombros anchos, las blusas sin cuellos, amplias y en tejidos de cierta caída ayudarán a aligerar ópticamente la figura.

El largo también es importante. Si las caderas son ligeramente más anchas que los hombros, evita las camisas con el largo hasta ahí y decántate por las que se quedan a medio camino. Si tus formas son redondeadas, apostar por unos hombros estructurados puede ser una idea fantástica.

Una vez elegida la prenda que más se adapte a tus gustos y tu figura, lo único que tienes que hacer es encajar las piezas del ‘look’ para que funcionen. Así, tejidos como el lino y cortes más informales encajarán mejor durante los meses más calurosos del año y en eventos de carácter familiar o en reuniones con amigos. En este tiempo de encuentros también tiene cabida la versión más clásica de esta prenda que, conjugada con vaqueros será siempre un look acertado.