Ha llegado la época del año en la que podemos empezar a movernos. Echa un ojo a estas ideas para llevar todo lo necesario sin ocupar demasiado.


Ha llegado el momento que muchos estaban esperando. Aún con restricciones y con todas las precauciones del mundo, pero se ya se puede ir de un lado a otro del territorio español. Como decimos, con mucho cuidado y manteniendo las medidas básicas, pero podemos pasar el fin de semana en algún lugar lejos de casa y relajarnos.

Quizá por eso estos días más de uno está echando un ojo al trastero y comprobando cuál es el estado de sus maletas. Y después de un año y medio, quizá no estén en su mejor estado, o quizá ni tan siquiera nos valgan porque no tienen el tamaño adecuado.

Porque lo cierto es que aún no está el asunto para darse un gran viaje. De momento las pequeñas escapadas son las que darán algo de vida a este verano que está a punto de llegar, por lo que esas maletas de gran tamaño que teníamos para otros trayectos no son lo más adecuado. Porque se trata de ir un fin de semana a alguna parte, no de que parezca que nos estamos mudando.

A menor espacio, menos cosas innecesarias

Si vamos en avión la decisión sobre el tamaño del equipaje no es nuestra, sino de las aerolíneas, así que ahí no hay mucho que decir. Solo hay que ajustarse a lo que piden para que nos dejen volar sin más complicaciones que las que ya implica la situación actual. Pero si vamos en coche o en tren, el panorama cambia. Pero no debería.

Hacer bien las maletas implica ser capaz de elegir la cantidad adecuada de prendas y complementos y olvidar los ‘por si acaso’. Sin que falte nada, pero sin pasarse. Y eso es un don. Si en casa andáis escasos de él, un buen truco es pensar previamente los looks para lo que vamos a hacer durante ese fin de semana y buscar prendas polivalentes.

Encajar en todos los estilos

Estas nos servirán para acompañar el primer ‘look’ como para situaciones excepcionales. Uno de los ejemplos más claros de este tipo de prenda es una americana básica, que nos servirá tanto para acompañar a unos vaqueros como a un vestido un poco más sofisticado.

Lo ideal a la hora de hacer una maleta es que en ella haya, como máximo, dos pares de zapatos. Para que encajen con todo, deberíamos llevar las zapatillas de corte más deportivo puestas durante el trayecto y meter un calzado discreto y elegante en la maleta y unas sandalias o zapatos más ‘casual’. De este modo tendremos opciones para todos los momentos sin comprometer el espacio.

Una bolsa plegable

Si nos vamos solo unos días, lo ideal es que optemos por bolsas de viaje flexibles y plegables. Así nos ahorraremos espacio y no aumentaremos de peso el equipaje. Las hay de varios tipos, pero son recomendables las que tienen un compartimento específico para los zapatos, porque nos ayudarán a tener todo en condiciones óptimas.

Sin embargo, si la queremos como una bolsa auxiliar de la que tirar si nos hemos pasado con las compras en el viaje, lo mejor es que nos hagamos con una plegable. Las nuevas ocupan el mismo espacio que una camiseta y nos salvarán de más de un apuro.