A veces los pequeños detalles son los que marcan la diferencia en cuestión de estilo. Ficha estas ideas para darle un toque diferente a algunos espacios.


Los pequeños detalles pueden ser siempre lo que marca la diferencia. Lo hacen en la moda, pero también en la decoración. Y rizar el rizo es que esos pequeños detalles, además de aportar un toque de clase, también tengan cierta utilidad y nos ayuden a mantener el orden.

Del servicio de mesa a la decoración

Durante un tiempo estuvieron denostadas, pero las bandejas decorativas nunca desaparecieron de nuestras vidas. Antes en ninguna casa podía faltar un juego de bandejas para servir. Se utilizaban para servir los aperitivos, para una merienda frugal en el sofá y también como objetos decorativos.

Más adelante desaparecieron por la moda de emplatar todo y servir directamente así en la mesa y lo minimalista copó toda la decoración. Pero la uniformidad no tiene por qué ser la norma y ahora resurgen para aportar un toque encima de un aparador o una mesa.

La utilidad en el recibidor

Y aunque el servicio de mesa no haya vuelto a ser el que era, las bandejas sí han recuperado su espacio en lo decorativo, solo que ahora en lugar de llenarse de flores secas y objetos de cerámica, aparecen para dar un toque de utilidad.

Así han encontrado un buen lugar en los recibidores, donde además de aportar ese toque distinto nos ayudan a tener un lugar en el que dejar llaves, monedas y demás detalles que llevamos en los bolsos y bolsillos y que queremos descargar en cuanto cruzamos la puerta de nuestra casa.

Los materiales, la clave para decorar

Del mismo modo que los tejidos y los materiales que usamos para elegir los muebles marcan la diferencia, con estos pequeños detalles sucede lo mismo. Por eso veréis en nuestra selección que los materiales elegidos para hacer estas bandejas son de lo más variado.

Hay modelos con toques de madera en tonos naturales que van a la perfección con esas casas de estilo nórdico que tanto vemos estos días en Instagram. Para los más clásicos, las versiones con espejo y metal dorado encajarán en los entornos más clásicos y además reflejarán la luz.

Lo natural vuelve a estar de moda

Pero estos días lo que se lleva son las maderas trabajadas y materiales como el yute o el ratán, porque lo natural se impone en decoración. Los tonos ocre y tierra están ganando la partida en los pantone textiles de sofás cojines y ropa de cama.

Por eso necesitamos materiales salidos de la naturaleza con tonos lo más silvestres posible para dar un toque armonioso al conjunto. Y eso tiene que notarse desde que cruzamos la puerta de casa y ponemos un pie en el recibidor.