Te damos algunas ideas por si quieres obsequiarle con algo distinto, que se salga de los habituales presentes de esta fecha.


Admitámoslo. San Valentín es una fecha que une a muchos pero divide a otros tantos. Porque hay quien opina que el amor debería demostrarse todos los días. Pero, aunque no les falta razón, siempre está bien frenar por un día y dedicarse a la persona que siempre está al lado y que, a veces, en la vorágine del día a día, no siempre tiene lo mejor de nosotros.

Por eso, quienes disfrutan de este día, lo hacen también con los preparativos previos: desde cuidar los detalles en la cena hasta el vestuario, pasando, por supuesto, por el regalo. En este apartado, las posibilidades son infinitas, así que vamos a intentar darte algunas ideas para regalos pensados para ellos, pero que sin duda, también pueden encajar para mujeres, porque si algo bueno tienen los objetos es que en la mayoría de las ocasiones nada tienen que ver con el género ni de quien regala ni de quien lo recibe.

Para los más tecnológicos

Aunque sea san Valentín no hay que centrarse solo en los regalos temáticos o considerados tradicionalmente románticos. Esta fecha puede ser una buena excusa para obsequiarle con algo que sabes que quiere desde hace tiempo. Y porque hay quien encuentra en lo práctico el mejor de los regalos.

Por eso hemos pensado que una buena opción sería regalarle una mochila especial para que guarde todo lo importante o una pulsera de actividad  -vigila que sea compatible con su teléfono móvil- para que le invite a mantenerse activo y haga las veces de centro de mensajería. Y si tienes a uno o una ‘gamer’, en casa puedes decantarte opciones más lúdicas, como un mando inalámbrico compatible con la videoconsola.

Para los ‘foodies’

En otras circunstancias, un día como este, los restaurantes probablemente estarían hasta la bandera. Pero como este año la cena fuera de casa es una misión imposible fuera de casa, puedes decantarte por las versiones ‘take away’ de los mejores restaurantes, que han tenido que reinventarse para ofrecer sus mejores platos en casa. Para completar, puedes acompañarlo con algún vino o postre especial. Nosotros os traemos un vino más que sorprendente, uno submarino, envejecido en las profundidades del mar.

También puedes sorprender a ese o esa cocinillas que dedicó el confinamiento a hornear bizcochos para todo el vecindario con kits para realizar alimentos que antes de la pandemia nadie pensó que haría en su casa. Nosotros os proponemos un pack con todo lo necesario para elaborar queso fresco -incluido un recetario-, aunque podéis encontrarlo de muchas cosas más, como para hacer pan o cerveza artesana.

Como veis, las posibilidades a la hora de regalar solo tienen un límite, la imaginación. Así pues, echa mano de ella y encontrarás el regalo perfecto para felicitar a esa persona que se lo merece todo, no solo en san Valentín, sino todos los días del año.