Si aún no tienes montado todo lo necesario para reciclar desde casa, te damos trucos para que puedas lograrlo sin esfuerzo.


Cada español genera al año 443 kilos de residuos al año. Así se desprende de un reciente estudio realizado por el EAE Business School. A esto se suma que, según el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se tiran más de 126 toneladas diarias de plásticos al mar solo desde nuestro país.

Con estos datos, quizá cobra sentido la idea de que necesitamos ponernos reciclar y hacerlo bien desde todos los ámbitos.  Oficinas, colegios y espacios públicos intentan llevarlo a cabo, con más o menos éxito, y muchas familias ya han establecido un orden para reciclar, pero hay quien aún no se apaña para hacerlo correctamente dentro de casa. Vamos a intentar dar algunos trucos para hacerlo bien y que no se haga cuesta arriba.

Los cubos, el primero paso

Para comenzar a reciclar lo primero que tenemos que hacer es separar las basuras. No puede ir todo al mismo contenedor. Y como es más fácil tirarla ya diferenciada que estar dedicando tiempo después a separarla, lo ideal es hacerse con distintos cubos para colocarlos en casa.

Así, no pueden faltar un lugar para dejar el vidrio (que suele identificarse con el color verde), otro para el cartón y papel (azul), otro para dejar el plástico y los envases (amarillo) y otro cubo o bolsa para los residuos generales (gris) que no puedan catalogarse en ninguna de las anteriores. Ahí entrarían desde los pañales hasta los cd, o vendas, tiritas y colillas. También las servilletas y pañuelos de papel usados, porque aunque sean de celulosa, no puede ir al contenedor de papel.

Lo ideal es, además de estos cuatro, tener un quinto cubo para aquello que sea compostable. ¿Qué quiere decir esto? Residuos compostable son aquellos que pueden funcionar como abono. Así que en este apartado entrarían restos de vegetales y cosas como las cáscaras de huevo o el polvo que resulta de barrer la casa. Dado que esto puede descomponerse perfectamente sin dañar el medio ambiente, para este tipo de basura lo lógico sería usar bolsas que también sean bideodegradables.

El problema del espacio

Hay quien asegura que no puede reciclar porque no tiene espacio suficiente para hacerlo en su cocina. Para aquellos que no disponen de metros suficientes para colocar cuatro cubos existen opciones verticales, apilables, que no restarán espacio y nos permitirán depositar los residuos en el lugar correcto.

Desdoblar los envases, aplastar las botellas y dejarlas lo más planas posibles nos ayudarán además, a que tengamos que bajar menos veces a tirar la basura. No obstante, también existen aparatos, como los trituradores de latas que nos ayudarán a reducir el tamaño de los residuos, ganando espacio en el cubo.

La separación de basuras

A la hora de separar las basuras es importante que diferenciemos bien y sepamos qué cosa va en cada cubo. Porque si separamos bien, incluso hasta la ropa puede ser reciclada -tiendas como Zara o H&M ya hacen recogida de ropa para reciclar-.

Si tenemos dudas sobre qué cosas podemos reciclar y dónde, lo mejor es acudir a los expertos, y consultar. El ministerio para la transición ecológica y asociaciones como Ecoembes pueden servirnos de guía para saber donde va cada cosa.