La plancha del pelo es una de las herramientas más útiles a la hora de preparar nuestro cabello. Te mostramos la que aman todos los peluqueros y te damos otras ideas para que mantengas a raya tu pelo.


Tardó en entrar en nuestras vidas, pero a día de hoy, para muchos la plancha del pelo es un imprescindible a la hora de retocar el cabello. Hay quien domina la técnica con maestría, pero hay quién aún no sabe por dónde cogerla para darle ese toque al pelo y que quede como recién salido de la peluquería, pero, además de experiencia y maña, los profesionales también tienen sus trucos y sus preferencias.

Una de esas herramientas fetiche es, como decimos, la plancha, un imprescindible no solo para dejar el pelo liso, también para hacer en los cabellos más lacios unas ondas espectaculares y darle un toque más desenfadado al cabello, o para colocar de forma eficaz ese flequillo rebelde que nunca se coloca donde deseamos.

Una inversión a largo plazo

Durante los últimos años hay un modelo concreto que está presente en la maleta de muchos estilistas: la Ghd. De hecho, es habitual ver a rostros conocidos en actos de la firma, de la que, por ejemplo ha sido imagen la cantante Aitana Ocaña. Esta marca tiene modelos entre los 150 y los 275 euros y quienes la compran valoran dos aspectos: el resultado que deja en el pelo, cuidándolo al máximo, y su durabilidad, porque hay usuarias que aseguran llevar más de una década utilizándola a diario y sigue casi como el primer día.

Pero existen otras firmas, como Remington o Babyliss que se han afanado por ofrecer modelos de alta calidad y ajustar un poco más los precios para aquellas que no quieren hacer una inversión tan elevada en un producto al que, por otro lado, quizá no le han dado toda la utilidad que podría tener.

Usar la plancha con cabeza

Cuando apareció, la plancha para el pelo lo hizo para cubrir las necesidades de aquellas que querían lucir un cabello liso a pesar de tenerlo rizado u ondulado. Había incluso quien, hasta que llegaron a su vida, intentaba hacerlo con una plancha de la ropa. Afortunadamente para la salud de ese cabello, llegaron estos aparatos con recubrimiento cerámico en las placas, lo que protege el pelo frente al calor y además le da más brillo.

Ahora hay quienes la utilizan para todo lo contrario, generar ondas en el cabello o distintos estilismos capilares. Pero los cuidados son –o deberían ser- los mismos. El primero, asegurarse de tener el cabello seco antes de meter la plancha. Así se consigue proteger el pelo de los cambios de temperatura extremos y que no se nos chamusque. Aparte del hecho de que estamos utilizando un aparato que en la mayoría de los casos va enganchado mediante un cable a la red eléctrica, por lo que deberíamos alejarlo de cualquier fuente de agua.

A la hora de peinar el cabello, sea cual sea nuestra opción de peinado, lo importante es separarlo por zonas e ir peinando por mechones. Es laborioso y lleva su tiempo, pero así te asegurarás un resultado perfecto.