El rojo es el color por excelencia de San Valentín, te proponemos cinco labiales para que tus labios luzcan perfectos durante la cena.


Es quizá el labial más famoso de la historia. El pintalabios rojo es el maquillaje por antonomasia y no falta ni en la gran pantalla ni en las alfombras rojas. Hay actrices que lo han convertido casi en una seña de identidad y otras que son capaces de lucirlo como nadie. Angelina Jolie, Emma Stone o Rosie Huntington Whiteley son algunas de las celebrities que más apuestan por este color de labios en los estrenos y los grandes premios.

En nuestro país Blanca Suárez o Sara Carbonero han protagonizado algunos de los looks beauty con el labial rojo más imitados. Porque los pintalabios rojos son un must capaz de levantar cualquier estilismo y fijar la atención en el rostro.

En tiempos de crisis, pintalabios rojos

Según las estadísticas, en épocas de crisis es cuando más pintalabios rojos se venden. Tanto es así que incluso le han puesto nombre al fenómeno, the lipstick effect. Dicen que efecto viene propiciado por varias razones: por un lado el precio relativamente económico de este cosmético y su versatilidad, porque lo mismo sirve como labial que como colorete e, incluso, si se tiene cierta maña, para ser aplicado en los párpados.

En esta crisis sanitaria en la que estamos inmersos quizá el efecto no sea tan claro, porque las mascarillas cubren esa parte del rostro, pero la noche de san Valentín es el momento perfecto para volver a sacarlo del neceser. Porque además, el rojo está considerado el color más sensual.

Rojo que te quiero rojo

El labial de color carmesí es el más vendido del planeta, pero no todo el mundo se atreve a usarlo con asiduidad. Y eso que el efecto es fantástico: por un lado, el contraste de color hace que nuestros dientes parezcan más blancos y por otro, puede servir para sentir más confianza en una misma.

Según un estudio que Procter & Gamble hizo hace unos años en colaboración con la universidad de Harvard, las mujeres que usan maquillajes atrevidos sienten más confianza. Quizá por motivos como ese se ha convertido también en un símbolo del empoderamiento femenino y del feminismo.

Cómo aplicarlo

Una de las razones para no usarlo es el miedo a parecer disfrazada o a no aplicarlo correctamente. Para que el labial rojo quede perfecto es importante un buen perfilado. De este modo estableceremos los límites y podremos aprovechar para ampliar visualmente nuestros labios. Basta con dibujar con cuidado justo por encima de la línea natural del labio.

El perfilado tiene además otra ventaja: que ayuda a que el labial permanezca durante más tiempo y en mejores condiciones sobre la boca. Eso sí, para que los labios parezcan más definidos asegúrate de utilizar el mismo tono que el de la barra de labios.

Por último, si quieres evitar las temidas manchas de carmín en los labios, una vez aplicado, coloca un pañuelo de papel entre ellos y ciérralos con suavidad. También puedes hacerlo colocando el dedo índice en la boca.