Tenemos la lista de regalos definitiva para esos padres que disfrutan preparando los platos más deliciosos y dedican horas y horas a la cocina.


La cocina ya no es lo que era. Antes parecía un asunto de poca enjundia, centrada en el día a día y en la subsistencia. Siempre había quien tenía buena mano, pero solían ser más los que eran de buen comer que los diestros en los fogones. Pero en los últimos tiempos el asunto ha cambiado y las casas se han llenado de cocinillas que aspiran a ser los grandes chefs de la casa. Algo en lo que, quizá formatos televisivos como ‘Masterchef’, que ha convertido en grandes chefs a famosos como Miguel Ángel Muñoz o Saúl Craviotto, hayan tenido algo que ver.

Si en tu casa hay alguno de esos, puedes aprovechar para matar dos pájaros de un tiro: celebrar el día del padre con un regalo útil y con el que seguro que aciertas y además, asegurarte de que vas a comer estupendamente durante los siguientes meses. Por eso hemos preparado una selección de artículos que pueden ser útiles tanto para esos cocineros que hacen sus pinitos con las nuevas técnicas de vanguardia como para aquellos que se preocupan porque todo lo que llegue a la mesa sea lo más sano posible.

Del vapor a la fritura sin aceite

Hemos incluido entre los artículos una vaporera que puede ser muy útil para distintos productos, porque al tener tres alturas y un depósito especial, se puede cocinar a la vez pescado, verduras y arroz. Todo al vapor y con una cantidad de grasa mínima.

Dentro de esa tendencia a cocinar con la mínima cantidad de grasa se incluye también otro de los artículos: una freidora de aire que elabora los alimentos sin tener que sumergirlos en una gran cantidad de aceite caliente. Todo un avance para quienes quieren eliminar gran parte de las grasas de su dieta sin renunciar al sabor de unas buenas patatas fritas.

Baja temperatura y sus técnicas

La última tendencia entre los cocineros amateur es imitar a los grandes chefs en eso de jugar con la temperatura de cocción de los alimentos. Esta técnica, que en realidad es casi ancestral, puede darse por distintos medios, el primero y menos complejo, las crok-pot o cazuelas de cocción lenta.

El sistema es básicamente el mismo que el de la cazuela de toda la vida, pero tienen dos ventajas: que ahora son eléctricas y en muchos casos digitales. Esto permite que podamos dejar un guiso a una temperatura constante durante horas y horas con la tranquilidad de saber que nada saldrá ardiendo si no estamos en casa o estamos ocupados con otras cosas.

El sistema ‘sous vide’ es otra opción de cocción a baja temperatura pero requiere de un poco más de técnica y conocimientos. Para empezar porque necesitamos un aparato que mantenga a temperatura constante el agua en el que sumergiremos los alimentos que, eso sí, tienen que estar envasados al vacío. Si tenéis ciertos conocimientos de cómo utilizar esta técnica, recordad que para los pescados es necesario un congelado previo.

Sin noticias del chef

Esos instrumentos son ya para quienes tiene un poco de destreza en la cocina, pero si en vuestra casa son de los que lo intentan pero no llegan, también os damos un par de opciones. La primera es el método clásico de buscar un buen libro de recetas.

Nosotros hemos seleccionado el de Joan Roca, probablemente uno de los mejores chefs del mundo, y si la cosa sigue sin cuajar, siempre podéis optar por un robot de cocina del estilo de la famosa Termomix, así os aseguraréis de que la comida queda siempre perfecta… aunque le falte ese toque personal del chef.