Si estás teniendo que montarte una oficina en casa no te olvides de algunos complementos básicos que pueden hacerte más llevadero el día a día.


El teletrabajo llegó a nuestras vidas hace ya casi un año y parece que ha venido para quedarse. Con el confinamiento y la pandemia, las casas se convirtieron en oficinas y los salones y habitaciones, en despachos. Muchos han ido regresando de forma escalonada e intercalada a las oficinas pero en otras empresas ya se negocia que el teletrabajo sea una opción más.

No sabemos cuál de esos es tu caso. Pero seguro que, debido estas circunstancias, pasas muchas más horas de las que te gustaría trabajando en un espacio que quizá no es el más cómodo o el más adecuado para el desempeño de tus funciones. Por eso, es importante controlar bien nuestro espacio.

¿Qué necesitamos?

Lo más básico que necesitamos para montar un despacho adecuado en casa es una buena silla. Lo ideal es que sea ergonómica y que se adapte a la altura de la mesa para que podamos teclear y manejar el ratón con soltura sin hacernos daño en las articulaciones. Esto es, manteniendo los  brazos en ángulo recto.

Para lograr esa altura que permita que los brazos estén en una posición correcta en ocasiones necesitaremos de un reposapiés para que las piernas no queden colgando de la silla. Esto, además de ser incómodo, no es demasiado aconsejable para la circulación sanguínea en las piernas.

También puede ser útil un refuerzo lumbar en la silla. Así nos aseguraremos de mantener en todo momento una postura correcta y evitaremos posibles lesiones derivadas de una mala conducta postural. Los hay de muchos tipos, pero los más útiles son aquellos semirrígidos que se ajustan perfectamente a la curvatura de nuestra espalda.

Por último, es importante comprobar la altura a la que se encuentra el monitor. Si no está a la correcta, nuestra vista y nuestras cervicales pueden ser las que paguen las consecuencias por una postura incorrecta. Para evitarlo, es mejor no recurrir a los clásicos paquetes de folios que vemos en muchas oficinas, porque hay soportes preparados para hacer esa función.

Buena distribución

Sabemos que hoy en día el espacio es un bien escaso, por eso es fundamental que en nuestro despacho de casa todo esté bien ordenado y accesible. Para eso pueden ser útiles estuches, cajoneras y archivadores.

También son muy útiles los organizadores. Estos nos permiten tener un lugar donde colocar ordenadamente hasta los detalles más insignificantes. Así los tendremos siempre al alcance de la mano y además será fácilmente despejable cuando necesitemos retirar todos los objetos de la mesa.

La tecnología, a nuestro servicio

En un despacho actual la tecnología está más que presente. Por eso sería recomendable que usaras un buen soporte para mantener tu móvil. También que te hicieras con una buena videocámara, ya que ahora la mayoría de las reuniones se hacen mediante una de ellas. Y es que, nos guste o no, las oficinas del futuro parece que no serán como las que recordamos.