Mantener la casa en un estado aceptable es una ardua tarea, pero afortunadamente, hay trucos y enseres que nos pueden resultar muy útiles.


La limpieza y el orden suelen ser los dos puntos de conflicto más importantes en una casa. Para lo primero contamos con la ayuda de la tecnología, lo que ha simplificado bastante nuestra vida. La lavadora, el lavavajillas o, más recientemente, los aspiradores autónomos, nos ahorran tiempo y esfuerzo y evitan muchas discusiones sobre a quién le toca hacer cada cosa.

Pero con el orden, la cosa cuesta un poco más. Por eso hoy os traemos una selección de objetos que, si bien de momento no efectúan la tarea de recoger por nosotros, sí que nos ayudan a mantener las cosas en su sitio y eso se nota. Porque, parafraseando el refrán no es más ordenado el que más coloca sino el que menos mueve todo de sitio.

Orden en la colada

Uno de los puntos básicos en el orden es el tema de la ropa. Hay quien es capaz de mantener una pulcritud extrema en su espacio de trabajo, en la cocina y en el salón, pero la cosa se le va de las manos con la ropa. Pues bien, ya os dimos trucos hace unas semanas para ganar espacio en armarios y almacenamiento de zapatos, pero hay que tener en cuenta otro detalle: la colada.

Y es que deberíamos mantener un orden a la hora de dejar la ropa para lavar. Por eso, es necesario que nuestro cesto de la ropa sea acorde tanto a nuestras necesidades como al espacio que tenemos.

Si no disponemos de espacio, entonces un cesto plegable y de un tamaño medio será lo adecuado. Y si disponemos de espacio, lo ideal sería tener un cesto con varios compartimentos. Esto facilita la labor a la hora de poner la lavadora, porque la separación por colores y tejidos se realiza en el momento de dejar la ropa sucia y no justo antes de meterla en la lavadora.

Orden en el escritorio

Pero la ropa no es lo único que nos altera el orden de la casa. Hay otros detalles que también nos provocan cierto malestar porque los vemos todo el rato desordenados. Eso suele pasar con los cables de los aparatos electrónicos.

Afortunadamente para esto tenemos distintas opciones que van desde los escritorios que ya llevan un agujero en la mesa para que los cables queden ocultos hasta sujeciones que podemos añadir para tenerlos todos ordenados y recogidos. Las hay con varias formas, pero nosotros hemos incluido una de rejilla porque resulta más sencillo anclar después las sujeciones.

Armarios ordenados

Y entre las muchas cosas que podemos hacer para tener nuestros armarios ordenados está poner un poco de cordura no solo en los de la ropa, también en aquel en el que guardamos los productos de limpieza. Cestos con ruegas y colgables nos ayudarán a que sea fácil localizar lo que necesitamos y volver a dejarlo tal y como estaba al terminar.