De cuña, bajas, anudadas al tobillo… no importa cómo sean, pero este verano las alpargatas se llevan más que nunca.


Son un clásico que no falta en ningún verano, especialmente en los de la costa mediterránea, pero esta temporada las alpargatas son un must. Durante las últimas semanas mujeres que marcan tendencia como Sara Carbonero o Amelia Bono han lucido distintos modelos de un calzado que incluso se ha colado en los armarios más royal.

Desde doña Letizia a Kate Middleton, duquesa de Cambridge, pasando por Mary de Dinamarca. Son muchas las reinas y princesas que han recurrido a este calzado para aportar un toque más veraniego y desenfadado a sus estilismos sin restarles el empaque que requieren. La pasión por este calzado es tal que hasta Chanel lanzó un modelo la temporada pasada que se volvió viral.

Las nuevas versiones

En realidad, este calzado puede ser quizá uno de los más antiguos de la historia de la humanidad, porque ya los egipcios fabricaban unas sandalias que podrían considerarse el precursor.

La tradición en nuestro país se remonta también a fechas muy tempranas, pero están innegablemente unidas a nuestra nuestra historia, claro que resultan tan cómodas y tan estéticas a la vez, que año tras año los diseñadores las revisionan y así nunca pierden actualidad.

Hay determinadas versiones que se asocian a la cuenca mediterránea, pero las alpargatan forman una parte tan innegable de nuestra cultura que las fábricas se extienden por todo el país, desde Girona a la Rioja, pasando por supuesto por Elda (Alicante).

Las tendencias de esta temporada

Por suerte para nosotros, esta temporada las alpargatas son las protagonistas de nuestros pasos pero lo son en todas sus versiones. Desde las abiertas, tipo sandalias y con suela plana a las de cuña y lazo en el tobillo que encajan con todo y elevan cualquier look dándole un toque chic pero sin elevarlo a la categoría fiesta, un plus perfecto para las noches informales de verano.

Las abarcas o menorquinas siguen siendo una muy buena alternativa que además es polivalente y encaja a cualquier edad y género. Eso sí, en la versión femenina continúan las que vienen con una plataforma que nos ayuda a elevarnos del suelo pero sin agregar tacón. Una buena elección si queremos ganar unos centímetros de altura pero sin obligar al pie a variar su posición como tendríamos que hacer con otras versiones.

Para las amantes de la versión más clásica, las espardeñas bajas y cerradas, que suponen el modelo más sencillo, siguen siendo un ‘must’ en el armario de cualquier persona con estilo. Además, también es unisex, por lo que incluso puedes jugar a complementar los ‘looks’ de toda la familia. Una forma original de posar para las fotos de este verano.