Carmen Lomana ha revelado estos días que ha empezado a hacer el camino de Santiago saliendo desde León.


Lo había avanzado hace unos días en una conversación con Carlos Herrera. Pero ha sido esta misma semana cuando Carmen Lomana ha cumplido su propósito más especial y personal: hacer el Camino de Santiago.

Hace un par de días la socialité comenzaba su periplo hacia Santiago de Compostela con ropa cómoda y adaptada a la actividad que tiene prevista, pero sin perder ni un ápice del estilo al que nos tiene acostumbrados. Lomana comenzaba el camino en León, una tierra en la que nació, aunque creció en el País Vasco.

Ella va ataviada con un conjunto en blanco y negro que le sienta fenomenal y una pequeña mochila que le hace más liviano el camino. Porque desde hace un tiempo es posible hacer el camino sin tener que cargar con un gran equipaje. Estos es así, además de por la pericia organizando todo, porque se puede llevar un equipo de apoyo o quien te traslade el equipaje entre etapas.

Otras formas de hacer el camino de Santiago

Existen muchas formas de recorrer uno de los peregrinajes con más historia del mundo, pero la más habitual suele ser hacerlo a pie, como Lomana. La salida se puede dar desde distintos puntos, ya que hay varios caminos oficiales, como el camino francés, que como su propio nombre indica, es la ruta que seguían nuestros vecinos para llegar hasta la catedral de Santiago, o la ruta de la plata, que viene desde el sur de nuestro país.

 

Y si en las rutas y el estilo hay formas diferentes, también lo hay en los alojamientos. La mayoría de los peregrinos utiliza la red de albergues para alojarse. Aunque ahora, en tiempos de Covid, lo de compartir espacio a la hora de dormir no es la mejor opción. Por eso hay quien echa mano de hostales y hasta de tiendas de campaña.

Si quieres lanzarte a la aventura, hemos echado un ojo a todo lo necesario para hacer el camino sin problemas y darte una serie de recomendaciones que te facilitarán la vida.

La ropa más cómoda y la mejor mochila

Lo primero que tienes que tener en cuenta antes de lanzarte al camino de Santiago es tu estado de forma. No podemos pasar de estar tirados todo el día en el sofá a hacer caminatas de 30 kilómetros diarios, así que hay que entrenar un poco las semanas previas. También probar el calzado.

Nosotros os dejamos los dos tipos de calzado más cómodos para meter en la mochila, que son unas zapatillas que sean ligeras y cómodas para caminar y unas sandalias abiertas, también cómodas para dar un respiro a los pies, que son los que más sufren en este proceso.

Y hablando de la mochila, también debe ser ligera, adaptarse a la espalda y a la hora de hacerla, debemos colocar las cosas de más peso en la parte inferior, pegado a la espalda y lo más ligero y lo que necesitemos más habitualmente, como la botella de agua, en la parte superior.

Recuerda llevar unas buenas gafas de sol, un gorro o sombrero, protector solar y una cosa muy útil de la que casi nadie se acuerda: vaselina. Esta puede ser de lo más útil para hidratar zonas como los pies. Suena raro, pero es extremadamente eficaz para evitar las rozaduras.