Además de las máscaras de pestañas existen fórmulas para tener una mirada digna de alfombra roja y ampliar la extensión de nuestras pestañas.


Ahora que los ojos se han convertido en los nuevos labios, a todos nos preocupa que nuestra mirada esté mejor que nunca. Más rejuvenecida, con la piel del contorno bien hidratada y cuidada y sin bolsas. Pero hay un detalle que marca la diferencia y que muchas veces no sabemos bien como cuidar, y ese son las pestañas.

Unas pestañas largas, gruesas e hidratadas pueden cambiar totalmente la percepción que los demás tienen de nuestra mirada. También ser objeto de admiración. Eso sucede con las de la reina Letizia o las de la actriz Hande Herçel, protagonista de la serie ‘Love is in the air’, que pueden presumir de una mirada de impacto.

Por eso cada vez nos centramos más en darles los cuidados que precisan y llevarlas a su máxima expresión. Existen infinidad de máscaras de pestañas a cada cual con un efecto mejor, tanto engrosante como alargador, pero ¿qué pasa cuando no quieres maquillarte? Hay quien se pone en manos de los profesionales y recurre a las extensiones de pestañas, una opción con grandes resultados pero no es la única.

La cosmética a nuestro servicio

Hay quien procura hidratarlas con aceites y productos naturales pero hay más opciones. En los últimos tiempos han proliferado los sérum creados específicamente para el cuidado de pestañas y, aunque no lo parezca, hemos de decir que algunas fórmulas funcionan.

El éxito a la hora de obtener resultados depende eso sí de diversos factores y hay que tener cautela con la aplicación. En primer lugar, como decimos siempre, con las alergias. Antes de aplicar de forma recurrente un producto, hay que revisar sus componentes por si somos alérgicos a algún componente.

Tampoco está de más probar a aplicarlo sobre una zona de la piel como la mano, dejarlo durante unas horas. Lo habitual es que no se produzca reacción alguna si no tenemos alergias, pero nunca está de más hacer la prueba con cualquier cosmético, especialmente su está destinado a una zona del rostro tan sensible como la piel de  los párpados.

Aceites naturales y aplicadores

Muchos de estos productos parten de ingredientes naturales. Entre ellos suele estar el aceite de ricino, un producto cuyo uso viene de generaciones atrás y que hay quien encuentra muy útil para el cuidado del cabello y el de las pestañas porque nota que acelera el crecimiento del pelo.

Tratándose como es el caso de una zona tan sensible como los ojos, no obstante, hay que tener mucho cuidado con la aplicación de cualquier producto.  Las firmas cosméticas, en cualquier caso, ya han lanzado sus propias fórmulas y vienen casi todas con aplicador.

Existen básicamente dos formas de aplicarlo, la primera es hacerlo sobre las pestañas con un cepillo similar al de las máscaras y la segunda es sobre la raíz con un pequeño pincel.

Hay productos que con una sola aplicación diaria ya muestran efectos y los hay que necesitan de un par de veces al día. En cualquiera de los casos, solo hay dos claves para lograr el resultado deseado: paciencia, porque el crecimiento tiene sus tiempos, y constancia, porque sin alimentación diaria no crecerán.