Unas cejas pobladas son la última moda entre las celebrities. Si necesitas que las tuyas tengan un aspecto más denso, el lápiz de cejas será tu mejor aliado para lograrlo.


En lo que a maquillaje se refiere, los ojos son los nuevos labios. Antes cualquier pintalabios con color elevaba el aspecto y centraba la atención en esa zona del rostro, pero con la llegada de las mascarillas, otras partes de la cara han cobrado protagonismo.

Los ojos centran ahora la atención de nuestros interlocutores y por eso hay quien ahora prescinde de la base de maquillaje de los correctores y del pintalabios, pero no perdona la máscara de pestañas ni para bajar a comprar el pan, que es algo así como el afterwork de los nuevos tiempos.

Las cejas, de nuevo pobladas

Además de las pestañas, hay otra parte de la cara que quiere dejar patente que es necesario cuidarlas y mantenerlas actualizadas, y esas son las cejas. Desde hace unas cuantas temporadas se les ha reconocido  su importancia a la hora de enmarcar la mirada, de intensificarla y sí, también de rejuvenecer el rostro.

Por eso hay que olvidarse de esas cejas finas, casi invisibles y aspecto ridículamente redondeado que se llevaban en los 90. Ahora se abre paso la naturalidad y se llevan las cejas tupidas, bien pobladas y respetando la forma del ojo, lo que les conferirá cierta personalidad.

El microblanding

Por eso, si sufriste los estragos de aquella moda aciaga que acabó con tus cejas, los tintes y lápices de relleno serán tus mejores aliados. Pero en los casos más extremos el microblanding profesional se ha mostrado como la mejor de las opciones.

No en vano se trata de una técnica de tatuado semipermanente que hace que nos olvidemos de estar coloreándolas constantemente. Eso sí, requiere de manos expertas y de ciertos cuidados tras el tratamiento, por lo que, si te decantas por esta opción consulta bien los centros y pide referencias para asegurarte de hacerte el mejor diseño.

Tintes y lápices

Si tu caso no precisa de un rediseño de cejas y simplemente quieres disimular un poco y darles forma de vez en cuando, entonces la cosmética es tu mejor opción. Para el común de los mortales, el asunto se trata más de rellenar que de cubrir zonas completas, por lo que los lápices y tintes solucionarán bien la papeleta y nos permitirán además adecuarnos a lo que queramos hacer ese día.

Además, se presentan en distintas texturas y formas de aplicación que deberemos elegir según las necesidades. Si lo que queremos es perfilarlas, entonces los lápices nos serán de gran utilidad, si se trata de rellenar determinadas partes, los polvos o geles bien difuminados nos ayudarán a que parezca más natural.

En cuanto al color, asegúrate de elegir el que más se parezca al de tu cabello en ese momento y si tienes dudas entre dos tonos, es preferible que te decantes por el que es un poco más claro pero siga asemejándose a tu color. Los tonos más oscuros endurecen las facciones y pueden resultar menos naturales.