Te proponemos una serie de ideas para que puedas colocar en casa todas esas fotografías que quieres que estén bien a la vista.


Cada vez imprimimos menos fotos. Y por ello, cada vez colocamos menos en casa. Antes teníamos carretes de 24 o de 36 fotos, que había que economizar durante las vacaciones, o durante el evento en sí. Y una vez que se acababa, lo enviabas a revelar y llegaba el momento de la emoción: ver cómo habías quedado.

Aquello sí que era fotogenia… o suerte, porque había que saber posar muy bien para que no te pillaran con los ojos cerrados durante el disparo. Pero todas esas fotos, las buenas y las no tan buenas, están ahora en nuestras casas. Las mejores, además, suelen ocupar un rincón especial.

Por suerte, hay quien sigue manteniendo la costumbre de revisar en el ordenador de vez en cuando las carpetas en las que ahora almacenamos todos los archivos de fotografías para seleccionar algunas.

Un marco incomparable

De ahí salen las imágenes más emotivas, las más bonitas, las más significativas que van a una impresora.  Muchas veces acaban recogidas en un álbum, pero siempre hay alguna que nos gustaría mostrar con orgullo. Y para eso necesitamos encontrar el marco adecuado. Nosotros hoy os traemos una selección de ideas para que toméis nota y penséis en donde queréis colocarlas.

Porque el tipo de foto, el tamaño y el lugar serán las tres cosas que tendremos que tener en cuenta a la hora de elegir el marco. Si se trata de una secuencia de fotos incluso podemos encontrar marcos múltiples o alguno que nos deje espacio para colocarlas juntas y darle así una cierta sensación de movilidad a la escena.

Muebles y decoración

A la hora de elegir los marcos para nuestras fotografías también es importante la decoración de la estancia en la que vamos a ponerlo. La idea es que el conjunto sea armonioso y fluya, por lo que, si la casa está decorada de estilo industrial, no tiene mucho sentido que coloquemos un marco de fantasía, a no ser que queramos que toda la atención se centre ahí.

Si estamos pensando en colgar nuestras fotografías en la pared, entonces hay varias opciones. Podemos no complicarnos demasiado la vida y comprar un marco múltiple ya ensamblado. Así solo tenemos que hacer la selección de fotos y colgarlo en la pared.

Si nuestra idea es hacer una composición de marcos para colgarlos juntos en la pared, entonces eso requiere de más paciencia y de mayor maña. Si no tenemos muy claro como colocarlos, antes de ponernos a hacer agujeros en la pared, lo mejor es que hagamos ‘ensayos’.

De la pared a Internet

Podemos jugar a componer sobre el suelo o también a hacernos una idea probando con la cinta de carrocero. Así podemos poner, quitar y mover sin miedo a tener que estar luego tapando los agujeros que hemos hecho porque el tiro será certero: solo harás los necesarios para colgarlo.

Y por supuesto, si lo tuyo es evitarte el paseo y la impresión de las fotos, hay una opción que puede que encaje contigo: los marcos de fotos digitales. Se trata de dispositivos que almacenan las fotografías y las muestran, a veces saltando de una a otra de forma aleatoria cada cierto tiempo y otras, permaneciendo fijos en la imagen que más nos gusta.