Aunque no tengamos una gran terraza también podemos aprovechar estos rayos de sol de la primavera para asomarnos a nuestro balcón y disfrutarlo.


Ahora que parece que ha vuelto a salir el sol miramos más hacia el exterior. El año pasado por estas fechas nuestros balcones servían de escenario improvisado de la vida pública desde el que saludar –y en muchas ocasiones, conocer- a nuestros vecinos. Y este año toca darles la vida que se merecen a estos espacios en los que a veces no reparamos.

Partiendo de la base de que no todo el mundo tiene la suerte de tener terraza, un balcón se convierte en un pequeño tesoro. Un lugar en el que pasar un rato agradable recibiendo la luz del sol o simplemente el aire libre. Por eso vamos a centrarnos en esos pequeños espacios y pensar en mobiliario para poder aprovecharlos al máximo.

Mobiliario de quita y pon

Como siempre, antes de comenzar a darle un nuevo aire tenemos que tener en cuenta lo mismo que en cualquier otro espacio: las medidas. Conocer sus dimensiones es primordial para saber qué nos va a entrar y cómo distribuir lo que allí pongamos. Después de este paso ya podemos saber si tenemos espacio suficiente para poner una pequeña mesa y unas sillas.

También si esa mesa y esas sillas pueden quedarse ahí instaladas o por el contrario necesitamos que sean plegables para no quitar demasiado espacio. En este sentido, además de los muebles plegables tipo tijera de toda la vida, ahora hay también mesas que se anclan a la propia barandilla y se suben y bajan para que no tengamos que preocuparnos por ella.

Luces y decoración

Si queréis darle un toque romántico a esta ventana al mundo, la iluminación puede ser una buena idea. Dado que se trata de un espacio exterior, susceptible de sufrir las inclemencias del tiempo, elegid solamente luces homologadas y aptas para el exterior y prescindid de cualquier cosa que tenga que ir enchufada a la corriente eléctrica. Así os evitaréis sustos y problemas. Nosotros hemos seleccionado unas tipo guirnalda que además se cargan con la luz solar.

Si hay una decoración ideal para un balcón esa son las flores. De ello os hablamos hace unos días, pero para que podáis coger ideas, también necesitáis saber de cuánto espacio disponéis y durante cuantas horas le da la luz del sol directamente al balcón. De este modo tendremos claro qué plantas no deberíamos poner nunca allí y cuáles estarán encantadas de verse allí.

Almacenaje y practicidad

Además de lugares en los que descansar, los balcones y pequeñas terrazas también nos pueden servir para guardar algunas cosas. Pero hay que hacerlo de la manera adecuada, es decir, en un lugar que por su forma y material evite que el tiempo, la lluvia o el sol las estropee.

Y por último, si queréis mantener la privacidad –y los estatutos de la comunidad de vecinos lo permiten- podéis apostar por pantallas cortavientos para cubrir la barandilla de forma que desde abajo no se vea absolutamente nada.