La entrada de nuestra casa también se considera parte de nuestro espacio, aprovéchala para dar la bienvenida a tus invitados con un mensaje simpático y divertida.


Dar la bienvenida en el hogar no suele ser fácil. Hay quien ha hecho de recibir en casa un arte, pero en los tiempos que corren, son pocos los visitantes que cruzan el umbral de la puerta. Quizá por eso ahora importa tanto lo que tenemos dentro de casa como los mensajes que lanzamos al exterior.

Una declaración de intenciones

Aunque no nos vamos a engañar, lo que les mostramos a los demás siempre ha sido importante. Y los felpudos de la entrada hablan de nuestra personalidad con tanta elocuencia como lo hace nuestro vestuario.

Por eso los de series de televisión se han convertido en algo habitual en nuestras casas. Y quizá por eso también una cadena de grandes dimensiones como es Ikea basó una campaña entera en esta pieza del mobiliario que, por cierto, logró vender como rosquillas gracias a aquello de ‘Bienvenido a la república independiente de tu casa’.

De lo clásico a los mensajes

Nosotros hemos preparado una selección para que podáis coger ideas de lo que más os guste para renovar, sustituir o, si tenéis la suerte de inaugurar casa, estrenar alfombra para la entrada. En nuestro listado hemos incluido opciones para todos los gustos y con alguna variación en la forma para que podáis encontrar el más acorde a vuestros gustos.

Como veréis están las opciones más asépticas, las de siempre. Muy útiles para espacios como oficinas, consultas, clínicas dentales… porque no dan más información que la de ser útiles para quien llega y quiere limpiarse los zapatos antes de pasar. Son siempre una buena opción, aunque es importante tener claro que no decir nada también es enviar un mensaje, en este caso que somos prácticos y reservados con nuestra intimidad.

De la televisión al humor

En el otro extremo están los felpudos con mensaje. Como decíamos, proliferan los que hacen referencia a alguna serie de televisión o a algún programa –nosotros hemos incluido uno con una de las frases más repetidas en televisión en los últimos tiempos-.

Pero también los hay que apuntan directamente al humor. Lo hacen repasando frases del imaginario colectivo o ideas que son comunes a quienes nos visitan. Muchas hacen referencia a los clásicos presentes que se llevan a casa de alguien cuando te invita a cenar o al acompañamiento de la cena.

Cualquier opción es absolutamente válida, siempre y cuando aquello que pongamos tenga que ver con nosotros y les guste a los propietarios de la casa. Para aquellos que están a medio camino entre la seriedad institucional y las bromas, existen opciones intermedias con diseños modernos pero con la misma función: lograr que quien entre, lo haga con los pies limpios, que en estos días la higiene es una de las cosas más cotizadas.