Rachel, Ross, Mónica, Chaendler, Phoebe y Joey han vuelto a reunirse casi dos décadas después del final de ‘Friends’, la serie que les catapultó a la fama. Si te ha dado un ataque de nostalgia, ficha estas ideas si quieres que tu casa se convierta en el nuevo Central Perk.


Los fans de la serie ‘Friends’ están de enhorabuena. Hace tan solo unas horas que HBO ha estrenado el capítulo más esperado, el del reencuentro de los seis protagonistas.  Porque Phoebe, Joey, Mónica, Chandler, Ross y Rachel han vuelto a sentarse en el plató que fue su casa durante ni más ni menos que diez años.

En ese especial, los actores que daban vida a esos personajes -Jennifer Aniston, Courteney Cox, Lisa Kudrow, Matthew Perry, Matt Leblanc y David Schwimmer- han vuelto al set de rodaje de la serie que les hizo saltar a la fama.

Lo han hecho para recordar anécdotas, contar lo que no se vio tras las cámaras y rememorar algunos de los momentos más icónico de una serie que no solo les hizo saltar a la fama, también aumentar su fortuna, porque según los medios estadounidenses, en la etapa final ganaban ni más ni menos que un millón de euros por capítulo.

Una amistad para toda la vida

Lo curioso de la historia es que, aunque parece que en un principio a Schwimmer y a Aniston (Ross y Rachel) les ofrecieron un sueldo mayor por la trama de sus personajes, finalmente todo el elenco decidió que cobrarían lo mismo. Se forjaba así una amistad tan sólida entre ellos como lo era la de los personajes que representaban.

Tanto es así que casi dos décadas después de dejar la serie, siguen siendo grandes amigos. Por eso, aunque esta sea la primera vez que se encuentran todos ante las cámaras y los seguidores pueden verlo, no es difícil que los fotógrafos les cacen juntos de cuando en cuanto, sea disfrutando de un almuerzo o de una jornada de paseo por la playa.

El retorno a los escenarios

Desde 2004, año en el que finalizó la serie, los seis actores no habían vuelto a pisar el plató. Por eso a los seguidores les ha encantado volver a verles en lugares como los apartamentos de Joey y de Mónica o el Central Perk, el mítico café en el que siempre tenían disponible el mejor sofá para reunirse en pleno centro de Nueva York. Aunque, por cierto, ellos nunca rodaran en esa ciudad, porque los platós estaban en realidad en Los Ángeles.

Sea como fuere, el apartamento de Mónica y ese café se integraron perfectamente en un barrio neoyorquino, al menos en el imaginario colectivo, que ahora ve con un cierto ataque de nostalgia, el retorno de los actores. También sus cambios físicos, porque el tiempo pasa para todos, aunque, en este reencuentro, lo emocional haya pasado por encima de eso.

El paso del tiempo

A pesar de las críticas, la serie ha sabido envejecer. No tanto algunos chistes fuera de lugar que han quedado desfasados por cuestiones de avance social, sino porque a pesar del paso del tiempo, de esos gags que ya suenan anacrónicos y las repeticiones, siempre sigue teniendo audiencia y siendo una buena excusa para desconectar.

Y  hay quien se sabe los capítulos casi de memoria. Para esos, hemos preparado una selección de artículos que seguro que le van como anillo al dedo. Si tenéis a alguno cerca, fichad estas ideas para comprarle algo que le guste. Acertaréis seguro.