Un nuevo producto viene al rescate de los cabellos grasos y con tendencia a la caspa, es el exfoliante capilar y ha llegado para quedarse.


A menudo, cuando pensamos en cuidar de nuestra piel la primera imagen que nos viene a la mente es la del rostro. Probablemente, lo siguiente que hagamos sea pensar en una hidratante para el cuerpo, pero el cuidado de la piel se extiende más allá de todo eso.

Una de esas partes en las que no solemos pensar es el cuero cabelludo. Normalmente tratamos la piel de nuestro cuerpo por un lado y por otro nos encargamos de que nuestro pelo crezca largo, fuerte y sano, pero no prestamos atención a una parte que es igual de importante que nuestra melena, las raíces.

Limpiar bien para que crezca sano

Y es precisamente ahí, en la base del cabello donde tenemos que tener especial cuidado si queremos que el resto esté bien alimentado. Por eso, los laboratorios cosméticos cada vez investigan más a fondo cómo podemos ayudar a nuestro cabello desde la raíz.

Uno de esos nuevos productos que han aparecido de manera relativamente reciente es el exfoliante capilar. Su propósito, como imaginaréis, es bastante similar al del exfoliante facial: dejar la piel limpia, libre de pieles muertas y preparada para mostrar su mejor cara.

Los exfoliantes y el cabello graso

Los exfoliantes capilares están especialmente indicados para cabellos con tendencia a engrasarse y a la formación de caspa. Existe una amplia variedad de exfoliantes que van desde lo que aparecen en formato champú, para un uso más habitual, hasta lo que se aplican como una mascarilla con cierta periodicidad.

En cualquier caso, se aplican siempre sobre el cabello húmero y hay que masajearlo. Este paso es importante para que las pieles muertas y la suciedad salgan suavemente y de paso, los agentes hidratantes hagan su parte del trabajo.

Los efectos de los exfoliantes capilares

Puede parecer que los exfoliantes capilares solo tienen la función de remover de la superficie del cuero cabelludo aquello que no debería estar ahí, pero además de limpiar, también cumplen con otras misiones. La primera es eliminar las células muertas y sí, el exceso de sebo. Pero, además, previene la caída del cabello.

Como la mayoría de las fórmulas presentan agentes calmantes e hidratantes, lejos de resultar agresivo para la base de nuestro pelo lo que hace es dejar la piel de la zona suave, calmada gracias a elementos como la jojoba, presente en algunas formulaciones.

Con esto logramos además otro efecto que acusan algunos cabellos grasos y con tendencia a descamarse: calmar el picor de base y evitar que la piel se desprenda y genere así la tan temida caspa.