La tecnología puede ayudarnos en múltiples ámbitos de la vida, y el hogar es uno de ellos: enchufes inteligentes, sensores de movimiento… son muchas las aplicaciones que puede tener dentro de casa.


La tecnología ha cambiado nuestras vidas. Ya no nos comunicamos como lo hacíamos, ni nos movemos de la misma forma. Y aunque hay quien solo ve la parte negativa de un mundo hiper tecnológico, también podemos echar mano de los avances para que nos ayuden en el día a día y tengamos un hogar más eficiente.

Hemos entrado en la era del internet de las cosas y ahora todos los aparatos son ya inteligentes, algo que puede ser muy útil, especialmente ahora que la factura de la luz está suponiendo un auténtico quebradero de cabeza para más de uno.

La tecnología al servicio del ahorro

Ahora tenemos que medir cuándo ponemos la lavadora, cuando pasamos la aspiradora o cuando planchamos, saber si estamos en hora punta o por el contrario, estamos en hora valle y podemos aprovechar para encender el horno. Por eso la tecnología puede ayudarnos a mantener el control de los gastos innecesarios mediante la domótica.

Enchufes inteligentes y centralitas de aparatos domóticos pueden sernos de gran ayuda, los segundos para tener todos los aparatos controlados y los primeros como unos grandes aliados a favor del ahorro –energético y económico-.

Mantener la temperatura sin aumentar la factura

Estos pequeños dispositivos, que se colocan sobre el enchufe de la luz normal y corriente, se conectan a la red wifi de casa y se pueden controlar mediante una aplicación en el teléfono móvil. Desde ahí podemos encenderlo y apagarlo a distancia para controlar, por ejemplo, aquellos aparatos que no queremos que se mantengan encendidos cuando no estamos en casa.

Un funcionamiento similar tiene otro elemento muy útil en tiempos de búsqueda de ahorro: el termostato electrónico. Se conectan a la red wifi y se controlan mediante aplicación móvil, por lo que si nos vamos de viaje y al volver queremos que la casa esté caliente de nuevo, solo tenemos que conectar el dispositivo un par de horas antes de llegar.

Altavoces inteligentes, mucho más que sonido

Además de los dispositivos que nos ayudan a mantener el control, existen miles de aplicaciones de la tecnología al hogar, desde los sensores de movimiento y cámaras que podemos ver desde nuestro móvil hasta uno altavoces que se han colado cada vez en más casas.

Existen varios en el mercado cuya función no es solo poner música, también pueden ofrecer información como las noticias, el pronóstico del tiempo, receta de cocina… Pero la auténtica revolución es que pueden funcionar como centralita y ayudar a controlar otros dispositivos.

Entre esos dispositivos puede estar uno de los grandes inventos de nuestro tiempo: la aspiradora autónoma. Son pequeñas, programables y limpian la casa mientras nosotros podemos hacer otra cosa. Su sistema además permite ahorrar porque ya no tendremos que estar mirando el reloj antes de enchufar la aspiradora. Todo son ventajas.