Esta temporada se llevan las cejas pobladas, que enmarquen bien la mirada y de del fuerza. Ficha estos productos y herramientas para mantener las tuyas a raya.


En cuestiones de belleza, ha habido épocas para todo, y las cejas no han escapado a las modas. Hubo un tiempo en que se llevaban finísimas, como una línea. Otra en la que la tendencia era a dejarlas rectas sin tener en cuenta la forma del ojo. Y ahora parece ser que triunfa la naturalidad. Eso sí, la tendencia es hacia las cejas muy pobladas.

Como venimos de la época de las cejas escasas para muchas es complicado ponerse a estas alturas a mostrar unas cejas hiperpobladas así de la noche a la mañana. Por fortuna, existen métodos que nos ayudarán, si no a lograr esas cejas tupidas que buscamos de forma real, sí para que al menos lo parezca.

Técnicas profesionales

Últimamente el más comentado de los métodos es el microblanding. Esta técnica no es otra cosa que una pigmentación que intenta ser lo más natural posible y rellenar las cejas para que muestren un aspecto más uniforme. Se trata de un tratamiento semipermanente, que se diferencia del tatuado en los tiempos, ya que este último deja un aspecto más natural pero no es duradero (permanece durante algo más de un año) como sí lo es el tatuaje.

Si no tienes tiempo para acudir a un centro o ya lo has hecho, pero quieres mantenerlo y darle los cuidados adecuados, hay pequeños pasos que puedes dar en casa. Pequeños gestos que te ayudarán a lucir unas cejas a la última ahora que los ojos son de lo poco de nuestra cara que queda fuera de la mascarilla.

Diseño de cejas

El primero es hacerte con un kit de cepillos para mantener a raya las cejas. El segundo, observar tus ojos y, si no lo han hecho ya en el centro de belleza, diseñar tus cejas. Lo más conveniente es que este paso lo haga un profesional ya que tendrá en cuenta factores como las dimensiones de nuestros ojos o la forma natural de las cejas.

El segundo es utilizar esos cepillos para peinar las cejas y cuidarlas con productos adecuados para fortalecerlas. Con este gesto debemos repetir a diario lograremos no solo recuperar esta zona del rostro, también darle a nuestra cara un aspecto rejuvenecido.

Por último está el maquillaje. Durante años hemos olvidado la importancia que tienen las cejas en el aspecto total de nuestra cara. Y sirven para cambiar totalmente nuestra expresión facial. Enmarcan la mirada, dan información sobre nuestra personalidad y se mueven cuando gesticulamos. Por ello, cuando vamos a maquillarnos hay que tenerlas también en cuenta.

Lo principal a la hora de maquillarlas es intentar que ofrezcan un aspecto lo más natural posible. Para eso nos encontramos con productos que sirven para rellenar esos pequeños espacios que hacen que parezcan menos pobladas. Los encontramos en lápiz o en polvo, para que podamos elegir la aplicación que nos resulte más sencilla. Y si te resulta difícil aplicarlo, existen plantillas con distintas formas para quienes temen salirse de la forma de su ceja.

Para terminar, es importante peinar bien las cejas y aplicar fijadores, preferiblemente de tono translúcido, porque así la ceja parecerá más natural. De esta forma lograremos unas cejas que enmarquen perfectamente la mirada y la intensifiquen.