Si no sabes cómo darle un giro a tu salón, cambiar las fundas de las sillas puede ser una buena opción para jugar con los colores y además evitar imprevistos.


Cambiar la decoración de los distintos espacios en casa es una tarea para muchos ilusionante, pero para otros a veces se convierte en un suplicio por falta de ideas. Si ese es tu caso, te proponemos unas cuantas opciones para que puedas darle un giro sin tener que comerte demasiado la cabeza y lo que es más importante: sin que sea laborioso ni demasiado caro.

La idea es hacerlo cambiando unos elementos que normalmente ni tan siquiera tenemos en mente, y esos muebles son las sillas. Porque no son algo en lo que nos fijemos de manera consciente pero pueden suponer un cambio muy grande en un comedor.

Una nueva vida para las sillas

Las sillas suelen ser de esos elementos en los que pocas veces reparamos a no ser que nos fijemos en la comodidad. Por eso a menudo pensamos que la única forma de darles un nuevo aire es directamente comprando unas nuevas. Pero hay otras formas de hacerlo. La primera y más obvia es retapizar, pero también requiere de más esfuerzo.

Y aunque es una opción más que válida, recomendable y duradera, hay otra que es igual de efectiva y que además nos servirá para probar si nuestra idea de decoración funciona tan bien como creíamos… y de paso proteger la tela con la que habíamos tapizado la silla u ocultarla si está muy desgastada o nos parece que está ya un poco pasada de moda.

Fundas para sillas

En efecto, las fundas pueden ser una opción para cambiar la decoración del salón que quizá no te habías planteado, pero que puede ayudarte de muchas formas. Nosotros te proponemos aquí diez opciones de formas y tejidos para que puedas coger ideas y hacer lo propio en tu salón evitando además que una mancha de salsa o de chocolate te arruine la tapicería original o que el polvo se acumule.

A la hora de elegir las fundas tienes que tener en cuenta dos cosas básicas: la forma del respaldo y, por supuesto, las medidas. Es importante, no obstante, que tengas en cuenta el estilo que elegiste en su momento para decorar tu salón para buscar un diseño que encaje con el entorno. Si tus sillas tienen el respaldo cuadrado entonces será fácil que te encaje cualquier funda y que puedas darles ese aspecto de butacón acolchado con un solo gesto.

Pero si el respaldo es redondeado y te cuesta encontrar opciones o prefieres lucir la madera original, también puedes encontrar fundas solo para cubrir el asiento. De esta forma podrás mantener al aire la estructura original sin renunciar a cambiar la parte de tejido que quizá esté más desgastada o que quieres proteger de los agentes externos. Todo para que tu salón esté a la última.