Si tienes las manos deshidratas o crees que no las estás cuidando lo suficiente, te mostramos tratamientos que pueden ayudarte a cuidarlas correctamente.


Hay ‘celebrities’ que parecen haber firmado un pacto con el diablo. Lucen rostros jóvenes, sin arrugas y muy cuidados. Parece que el tiempo no pasa por ellos. Pero hasta los famosos tienen una zona del cuerpo que delata la edad real que tienen. En la mayoría de las ocasiones esa zona suelen ser las manos, porque a menudo no les damos todos los cuidados que necesitan.

Para que las mantengamos tan jóvenes como la cara, el cuello y otras partes del cuerpo que solemos esmerarnos en cuidar, hay que prestarles atención y tiempo. Por fortuna existen tratamientos para mantenerlas hidratadas y evitar que el paso del tiempo les afecte.

La prevención, el mejor cuidado

Como dice otro refrán, más vale prevenir que lamentar y en cosmética eso es básico, especialmente con el efecto de un agente externo del que poco a poco nos vamos concienciando: el sol. Cada vez tenemos más claro que tenemos que proteger nuestro rostro de los rayos solares no solo en verano, también durante el resto del año.

Este mismo consejo antiaging podemos aplicarlo a las manos. Nunca nos acordamos de aplicarles protector solar y es la mejor ayuda para prevenir el envejecimiento en la piel. Podemos aplicar unas gotas del mismo protector que usamos para la cara y estaríamos listos. Con este sencillo gesto prevendremos años de daño en la piel y también la aparición de las temidas manchas.

Si estas ya han aparecido sobre la piel, podemos probar con tratamientos intensivos que actúan contra este problema, como el que os proponemos de Bella Aurora, que es específico para ellos. También podéis probar a aplicar por las noches rosa mosqueta, que ayuda a suavizar también las cicatrices o marcas.

La hidratación, un básico

Pero si hay algo que no puede faltar en ningún cuidado de las manos es la hidratación. Muchas manos se ven deslucidas por falta de agentes hidratantes. Para solucionar este problema nada mejor que las cremas untuosas que utilizaremos al acostarnos o mientras nos relajamos viendo la televisión.

Incluso podemos utilizar unos guantes específicos para potenciar el efecto.  Hay, de hecho, mascarillas para manos formuladas en guantes para que su aplicación sea sencilla y llegue a todas las partes de la mano, incluidas las uñas, que muchas veces no se benefician tanto de este tipo de tratamientos por falta de atención.

Además, es importante que, de vez en cuando exfoliemos también las manos. Estamos acostumbrados a hacerlo con la cara y también con el resto del cuerpo, especialmente cuando cambiamos de estación o nos preparamos para la llegada del verano. Pero las manos no siempre entran en la ecuación. Así que, una vez al mes, o cada dos semanas si las vemos con mucha necesidad, no les vendría mal una exfoliación suave antes de aplicar la crema que las mantenga hidratadas, suaves y jóvenes.