El baño es de esos espacios que nos cuesta renovar. Pero a menudo no variamos por miedo a meternos en una obra grande. Ficha estas ideas para dar un cambio sin demasiado trabajo.


Cuando pisamos una tienda de decoración nos suelen llamar la atención espacios como los salones y pensamos en renovar nuestras lámparas, el sofá o la mesa y las sillas. Pero hay espacios que nos suele dar más pereza abordar. Esos son los que llevan más obra y han sido más costosos de decidir, que son el baño y la cocina.

Y es cierto que es mucho más fácil pintar una pared de otro color que volver a alicatarla, o que es imposible mover la bañera de sitio en un día de necesidad de cambio, pero que sí podemos colocar el sofá en un lugar diferente en tan solo unos minutos. Pero aún así, hay muchas cosas que se pueden hacer para dar ligeros cambios en nuestro baño.

Funcionalidad y diseño

Si tenemos energía de acometer un cambio que lleva un poco más de tiempo pero que se notará y mucho, podemos cambiar el espejo del baño. Sin necesidad de tocar el mueble, solo ese cambio marcará la diferencia. Podemos aprovechar para poner un pequeño armario tras el espejo para tener más espacio de almacenaje y también podemos decantarnos por algo más tecnológico, como un espejo con la luz integrada y táctil.

Pero si no tenemos ganas de meternos en historias, podemos comenzar por cambiar pequeñas cosas como los toalleros y el soporte para el papel higiénico. Entre los nuevos diseños, además de los clásicos de pared podemos encontrar también algunos de pie. Nos evitaremos tener que usar el taladro, pero tenemos que tener muy claro dónde lo queremos colocar.

Los textiles, lo más sencillo

Y desde luego, si queremos dar un toque de color, lo más sencillo de cambiar no son los toalleros, sino las propias toallas. Hay que procurar que sean de los mismos colores, de tal forma que podamos ir jugando con ellas a la hora de decorar y complementar.

Así, si tenemos un baño de estilo marinero, toallas blancas y azules servirán para completar la estampa. Y lo mismo sucede con las alfombras de la ducha. Para dar una imagen completa, lo ideal es que estas encajen con el conjunto en su diseño y vayan en la línea de las toallas y de la idea que queremos transmitir con el baño.

Detalles para cambiar

Entre esas pequeñas cosas que podemos cambiar en tan solo un instante, están los enseres del baño. Por ejemplo el vaso para los cepillos de dientes o el dispensador de jabón. En este apartado hay tantas opciones que se abre un universo posibilidades a la hora de elegir. A la hora de decantaros por unos tened en cuenta, además del diseño, los materiales en los que está fabricado y el tamaño. Siguiendo estas ideas, seguro que dais con el perfecto para vosotros.