La actriz ha abierto las puertas de su casa a sus seguidores para mostrar cómo ha quedado la habitación del pequeño Miguel, que nacerá dentro de poco y nos hemos fijado en algunos detalles que pueden ayudarte a coger ideas para las estancias de los más pequeños.


Falta muy poco tiempo para que Paula Echevarría le vea la carita al pequeño Miguel y por eso la actriz y su pareja, el exfutbolista Miguel Torres, se han apresurado a tener todo listo para la llegada del bebé. La habitación que ocupará el pequeño ya está lista y no le falta detalle. Al menos eso parece tras ver el vídeo que Echevarría ha compartido en sus redes sociales en el que ha querido enseñar a sus seguidores cómo había quedado la estancia.

Según revela, los encargados de darle forma y dejarla así de bonita han sido los decoradores de Piccolo Mondo, que han hecho un trabajo más que reseñable. Según contaba la presentadora, también se encargaron en su día de la habitación de Daniella, su hija mayor y esta vez lo tenía claro.

Una habitación neutra

En esta ocasión su trabajo está inspirado en la naturaleza pero sin basarse en los paisajes más exuberantes y buscando crear un espacio sin estridencias. Como se trata de una habitación de bebé todo está combinado en tonos muy neutro y adaptado a la idea de que ese entorno tiene que ser un remanso de tranquilidad para la madre y para el niño.

Por ese motivo y también para aumentar la luminosidad, todos los muebles son blancos y algunos detalles de la habitación como los marcos de fotos  o los cojines que acompañan tanto la cuna como la cama que hay al lado, son blancos o de tonos grises o muy sutiles. Porque ahí tiene que primar la relajación y el descanso.

Luces y animales

Si hay una línea que una toda la decoración esa son los animales. Están presentes en los dibujos del papel de la pared (aunque el estampado es tan sutil que no destaca) y también en cada rincón. Sobre la cunita o en las cestitas de la ropa en forma de peluches, pero también como un original punto de luz en forma de conejito.

Hemos buscado la lámpara que tiene Paula y hemos encontrado además otra versión del conejito tumbado que resulta muy tierna, pero el espectro es muy amplio. Hay todo un zoológico de posibilidades en lo que a lámparas para los más pequeños se refiere: desde búhos a osos pasando por cervatillos o cerditos.

En la habitación del bebé de Paula destaca también la idea, muy en boga últimamente entre los decoradores, especialmente para las habitaciones infantiles, de colocar cabezas de animales de distintos materiales en la pared imitando los antiguos trofeos de caza. Los hay de arpillera, de cartón entre otras muchas texturas.

Pero en el caso de Paula, los elegidos están hechos de peluche, quizá el tejido más razonable para una habitación de un bebé. Os dejamos más abajo la imagen para que podáis encontrarlos, si no exactamente iguales, sí muy similares. Todo para que podáis decorar un espacio siguiendo la inspiración de la habitación del bebé de Paula.