Esta temporada toca viajar sin salir de casa, quizá por eso los toques tropicales son tendencia en algunas líneas de decoración.


El estilo nórdico se ha impuesto como el claro vencedor en materia decorativa. Y es razonable. Es un tipo de diseño que apuesta por lo funcional y los colores claros, lo que encaja a la perfección con un espacio reducido como suelen ser muchas de las viviendas de las grandes ciudades.

Lo bueno que tiene la apuesta por los colores claros es que son fáciles de cambiar y de complementar. Hoy os vamos a proponer que esta temporada le echéis un ojo a detalles que pueden servir para hacer una transición temporal en algunos espacios y darle un toque tropical y así animarlo.

Trópico en el hemisferio norte

Algunos restaurantes de las grandes capitales apostaron en su creación por una decoración temática enfocada en lo tropical y les funcionó. Tal es el caso de Amazónico y Habanera en Madrid, Bananas en Barcelona o Voltereta Bali en Valencia.

En su caso, los decoradores llevaron la tendencia al extremo porque la idea del propio restaurante lo merecía, pero en el tuyo puedes fijarte en los pequeños detalles y darle un giro a tu salón o tu terraza cambiando solo partes de la decoración que no implican obra o un gran desembolso.

Textiles: cojines y cortinas al poder

En efecto, los textiles son lo más fácil de variar en un espacio. Así, con una funda nórdica de estampado tropical y un par de detalles más puedes darle otro aire a un dormitorio básico, pero también puedes cambiar un sofá solo con un par de cojines y una funda.

Para hacerlo solo es necesario que la base sea neutro y con colores lisos dentro de la gama de los tonos tierra. No obstante, a la hora de ir añadiendo elementos echa un ojo al color y estilo de los muebles. El trópico no conjuga bien con los muebles más clásicos y los tonos caobas.

Otro detalle que puede ayudarte son las alfombras. Aquí no hace falta centrarse en los estampados tropicales. Basta con buscar materiales como el yute, bambú o fibras naturales, que además pueden encajar con otros estilos como el ibicenco si queremos cambiar cada poco un espacio.

La iluminación y las paredes

Eso mismo sucede con las lámparas. Son un elemento fácilmente reemplazable y relativamente asequible, por eso si queréis dar ese toque tropical apostad más que por los estampados por esos materiales naturales. Así os servirá también para un estilo rústico o encajará con el nórdico una vez más.

En las paredes, si no queréis pintar pero queréis hacer un cambio, podéis decantaros por poner un vinilo con un toque de vegetación exuberante. Si sois más conservadoras, entonces bastará con una composición de cuadros y, por supuesto, plantas de verdad, para lograr el efecto.

En este sentido, os dejamos un consejo: probad primero en el suelo la composición que queréis hacer con los cuadros o pegando con cinta en la pared (cuidado que no tenga demasiado adhesivo y os carguéis la pintura). Una vez que hayáis ajustado el diseño, podéis colocar los cuadros. Así os aseguraréis de que queda como os gusta antes de poneros a hacer agujeros en la pared.