En los últimos tiempos a todos se nos ha despertado la conciencia ecológica  y cada vez hay más gente que opta por el vegetarianismo como estilo de vida. Ficha estos productos cosméticos aptos para quienes solo quieren opciones veganas.


La ecología ha pasado de ser la preocupación de unos pocos a un problema acuciante que requiere de mucha atención por parte de gobernantes, instituciones y, sobre todo, de toda la población. Pero como en todo, siempre hay quién está más concienciado y practica el cuidado desde hace más tiempo reciclando todo lo posible, buscando transportes más sostenibles y reutilizando determinados productos para generar menos plásticos.

Como ecología y consumo van de la mano, son nuestros hábitos los que tenemos que revisar para tener conciencia de qué cosas podemos cambiar para hacer nuestro día a día más sostenible. Y no se trata solo de utilizar menos el coche o plantar más árboles, que también. Hay pequeños gestos que podemos variar y que cambiarían nuestro impacto en el planeta, como intentar comprar menos cosas envasadas.

Vigilar nuestro consumo para cuidar del medioambiente

Hay quien en esto, da un paso más y busca además, formas de alimentarse que consideran que pueden ser más sostenibles. Unos lo hacen reduciendo el consumo de carne y otros, por el consumo de temporada y de cercanía. Otros consideran que los productos de origen animal no deberían formar parte de su día a día, en muchos casos porque creen que es más saludable para el planeta.

No es la única razón que aducen para hacerse veganos, existen otras como el amor por los animales o por cuestiones éticas o políticas.  Sea cual sea la razón, lo cierto es que cada vez son más las personas que optan por una vida vegana y eso no se aplica solo a la dieta, también a otros tipos de consumo, como la cosmética.

¿Qué es la cosmética vegana?

Por ello, cada vez hay más productos en el mercado que son aptos para quienes no quieren ni un solo producto de origen animal en su neceser. Porque eso es precisamente la cosmética vegana: son productos basados en ingredientes únicamente de origen vegetal, sin que haya un solo componente que provenga del mundo animal.

Son muchas las firmas que han lanzado una línea para satisfacer esta demanda. Lo han hecho las grandes marcas pero también han surgido unas cuantas, más pequeñas, que siguen esta filosofía en toda su producción.

La idea es aprovechar lo que la naturaleza puede ofrecernos, algo que se antoja como un paso lógico después de adscribirse a la producción ‘cruelty free’, esto es, la de garantizar que sus productos no han sido testados en animales y que, por tanto, ninguno ha sufrido para que ese producto salga al mercado. Un concepto que, aunque está relacionado, no es sinónimo de vegano.