La actriz lleva años siendo una generadora de tendencias y este invierno las está llevando como nadie. Copia su estilismo en clave casual por muy poco.


 

Durante años, Paula Echevarría ha formado parte de las listas de las mujeres mejor vestidas de nuestro país. Grandes marcas como Gucci, Fendi o Chanel pueblan su armario, aunque ella se precia de hacer de la mezcla de estilos y precios su seña de identidad. Porque es capaz de complementar como nadie unos pantalones de Zara con un bolso de Dior.

Ahora está esperando su segundo hijo, el primero junto a su actual pareja, Miguel Torres, un niño que se llamará como su padre. Y, para alegría de sus seguidores, el embarazo no le ha restado ni un ápice de interés por seguir las tendencias ni por aparecer cada día con un modelo nuevo que resuma lo que más se lleva estos días.

Porque eso de vestirse únicamente con ropa específica para el embarazo está desfasado y las embarazadas de estos tiempos no quieren prendas anodinas para esos meses sino que abogan por nuevas prendas, cómodas y estilosas y tirar de fondo de armario para conseguir estar a la última.

Un vestido blanco para el invierno

Aunque ahora lo más de lo más es la tendencia ‘Athleisure’ –conjuntar prendas deportivas para que encajen en estilismos que sirvan no solo para ir al gimnasio- Paula ha apostado estos días por cambiar un poco de tercio y ponerse un vestido blanco con botas blancas, uno de los ‘must’ del invierno. Y francamente, muchas se lo agradecen después de casi un año con el chándal y el pijama como uniformes oficiales.

Como fondo, Paula se ha puesto un vestido básico blanco. Corto, por encima de la rodilla, de un tejido elástico y parece que muy cómodo. Porque, por suerte la clave para todo ‘look’ en estos tiempos es esa: apostar por la comodidad y los básicos. Estos, complementados con piezas un poco más drásticas le dan un giro a los estilismos.

Botas sí, pero mejor cómodas

La actriz ha tirado de botas sin tacón, pero ha elegido la tendencia: las de suela gruesa, de goma. En su caso ha elegido unas con la caña hasta la rodilla, pero a la hora de versionarlo, también podéis decantaros por unas botas del mismo estilo pero de media caña.

Como abrigo, Echevarría ha elegido un ‘trench’ de color verde militar, un clásico que encaja con todo. Si queréis variarlo, el total White acepta una gabardina casi de cualquier color, aunque como esta temporada se llevan los tonos naturales, el arena o el ocre pueden funcionar a la perfección.  Y si el trech os parece poco para estas temperaturas, podéis sustituir por un abrigo de corte militar.

Lo acompaña con un bolso de Fendi que no tiene parangón, pero os ofrecemos una alternativa razonable para acompañar el estilismo. No obstante, cualquier bolso en tonos marrones, negro o gris oscuro encaja a la perfección. Con eso y unas buenas gafas de sol, ya podéis pasear bajo el sol del invierno tan estupendas como Paula Echevarría.