Ganar unos cuantos cajones para guardar la ropa no debe estar reñido con tener una habitación bien decorada. Toma nota de estas ideas para inspirarte.


Ganar espacio de almacenamiento para la ropa no siempre es fácil. Pero hay una manera de ampliar los cajones para colocar camisetas, calcetines y pantalones, y es añadir una cómoda al mobiliario del dormitorio para que podamos tener al alcance de la mano todo aquello que buscamos.

Pero añadir un mueble más a un espacio no siempre es sencillo, y no solo por cuestiones de estética, también de espacio. Esto es especialmente notable en los pisos de las grandes ciudades, que habitualmente cuentan con los metros justos para según qué cosas.

Medir los espacios

Por ello, si queremos incluir una cómoda en un rincón, lo primero que tenemos que hacer es algo básico: medir. En este punto tenemos que tener en cuenta que no solo se trata de poner en cifras el espacio que va a ocupar el mueble, hay que tener también precaución para saber hasta dónde van a llegar los cajones al abrirlos y calcular el espacio que nos queda para movernos con cierta libertad por el espacio.

Una vez tengamos estos datos, ya podemos preocuparnos de la decoración, otro punto importante para que el espacio fluya y no parezca que hemos encastrado el mueble ahí sin miramientos.

La decoración del espacio

Para ello tenemos que tener en cuenta los colores de los demás muebles y de las paredes así como las líneas. No tiene sentido meter una cómoda de líneas rectas si el resto del mobiliario es redondeado, del mismo modo que no encajarían piezas de color blanco si el resto de la habitación está decorada con muebles de tonos madera.

Así, si nos movemos en la gama de los distintos tonos de maderas naturales, debemos ser especialmente cuidadosos para que el nuevo mueble sea de una gama similar. De esta forma no nos encontremos con unos muebles de color oscuro y una cómoda de tonos claros que diga a gritos que ha sido la última en llegar y que no encaja con el entorno.

Dar más espacio con una cómoda o un sinfonier

A la hora de decantarnos por una pieza con la que añadir espacio de almacenaje nos encontramos con la duda de qué tipo de mueble será mejor. Normalmente la duda surge, en un espacio como el dormitorio, entre la cómoda o el sinfonier. La primera tiene un tablero de mesa y suele ser más baja, el sinfonier tiene una estructura más vertical, suele ser más alto y también más estrecho.

Aquí la balanza se irá inclinando en base a las necesidades y el espacio. Si es menor, entonces nos interesará poner un sinfonier, porque optimiza el espacio para el almacenaje. Pero si tenemos espacio y queremos algo más decorativo y que además nos permita utilizar la parte superior como mesa o aparador, entonces la cómoda será el mejor aliado.