Si necesitas tener todo lo necesario para tus rutinas de bella y maquillaje a mano pero con un cierto orden, toma nota de estos consejos y de estos organizadores.


Un buen maquillaje puede hacer que cambie nuestras energías y nuestra percepción del día. Un par de brochazos de iluminador y un poco de máscara de pestaña pueden hacer mucho por un ánimo y unos ojos cansados. Lo que puede que ya no nos alegra tanto la mañana es salir con prisas de casa y dejarlo todo manga por hombro o recogido de cualquier manera por salir maquilladas.

Afortunadamente, para aquellas que viven con prisas pero no quieren renunciar al orden, especialmente con productos y pinceles que requieren de él y de una buena limpieza, existen pequeños organizadores que pueden facilitarnos un poco las cosas. Hemos hecho una selección con distintos tipos para que podáis coger ideas de cómo distribuir vuestros cosméticos para que resulten accesibles y al mismo tiempo estén siempre ordenados.

Cuando vayáis a elegirlo fijaos sobre todo en cuales son vuestras necesidades. Si queréis que contenga los cosméticos diarios (y así poder retirarlos y sacarlos cómodamente cuando vayáis a utilizarlos), necesitaréis que los espacios de almacenaje sean grandes. Si tenéis infinidad de pequeños cosméticos, entonces aquellos con cajoneras y separadores para los pinceles son, sin ninguna duda, vuestra mejor opción.

Materiales y formas

Como veréis en la selección que hemos hecho a continuación, hay organizadores para todos los gustos y de todos tamaños y colores. Están los consabidos estuches de viaje, que conocemos bien desde hace décadas. Son muy útiles para ser transportados de un lado a otro, pero quizá los neceseres de tela no se ajustan a esas necesidades. Por eso también están los que han sido pensados para permanecer siempre en nuestro baño.

Entre estos últimos podemos decantarnos por materiales de distintos tipos que van desde la madera, al plástico pasando por el cristal. Nuestra recomendación es que penséis en primer lugar en el espacio que creéis que va a ocupar en vuestro baño o tocador. No es lo mismo un organizador que va a estar sobre el mueble del lavabo que uno que vaya en un cajón vertical que otro pensado para un cajón inferior.

Limpieza y orden

De igual modo, a la hora de elegir material y color, pensad en la decoración y en si va a estar colocado en un lugar siempre visible. No parece probable que alguien que tiene una casa minimalista vaya a poner un organizador de color rojo en un lugar visible, pero es un detalle a tener en cuenta. Y como siempre, la elección es vuestra.

Y para terminar, nuestra recomendación es que os decantéis por uno que sea fácil de mantener limpio. Materiales como el plástico, la cerámica o el cristal son fáciles de lavar a mano con un poco de jabón, pero en algunos casos también aceptan lavado en lavavajillas, lo que facilita mucho las cosas y ahorra mucho tiempo.