Trucos y productos para darles a tus pies el trato y los cuidados que se merecen después de mantenernos día a día y así prepararlos para el buen tiempo.


Los pies son una parte fundamental del cuerpo. Nos llevan de un lado a otro, soportan la estructura de toda la masa corporal, resisten al calor, al frío… pero casi siempre nos olvidamos de ellos.

En las rutinas ‘beauty’ se incluyen el rostro, las manos y muchas veces, especialmente cuando llega el calor, también otras zonas del cuerpo como las piernas, pero los pies rara vez son obsequiados con los cuidados que merecen. Por eso, hoy os traemos una serie de consejos y de recomendaciones para que prestéis atención a una parte del cuerpo que no por olvidada deja de ser importante.

La importancia de tener los pies en el suelo

Quizá por cotidianeidad no somos conscientes de la importancia que tiene que nuestros pies estén sanos para el día a día. De vez en cuando vamos al oculista a revisar nuestros ojos, o hidratamos con ahínco nuestras manos cuando las notamos secas, especialmente ahora que el gel hidroalcohólico está tan presente en nuestras vidas.

Pero los pies nunca reciben el mismo trato.  Y hay que dejar patente que, en condiciones normales, los pies son el único punto de apoyo de nuestro cuerpo, esto es, lo único que sostiene todo nuestro peso.

Por eso hay que prestarles atención. En primer lugar tenemos que revisar nuestra pisada y, ante la más mínima duda, acudir a un podólogo para prevenir futuras lesiones a causa de una mala pisada. Y en segundo… si hidratamos y mimamos la piel del resto de nuestro cuerpo, ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestros pies?

Cremas, mimos y mascarillas

Ahora que comienza la primavera estamos aún a tiempo de cuidar nuestros pies para que cuando llegue el momento de volver a sacarlos al sol luzcan en todo su esplendor. Y no se trata solo de buscar un pintauñas de un tono bonito. Porque no solo de pedicuras viven nuestros pies. También es necesaria una buena hidratación.

Las posibilidades son muy amplias en cuanto a los agentes hidratantes. Hay quienes prefieren las gamas con árnica para tratar las piernas cansadas y así dejar los tobillos más deshinchados, y quien se decanta por la urea, uno de los ingredientes que mejor funcionan para paliar la deshidratación de las zonas más conflictivas.

Lo que todos deberíamos es hacernos de vez en cuando, una exfoliación para eliminar toxinas y dejarlos como nuevos. Para esto no hace falta irse al mar Muerto –una experiencia más que recomendable para todo el cuerpo, dicho sea de paso- porque podemos hacerlo en nuestra propia casa y con un resultado casi de salón de experto.

De hecho ya hay mascarillas específicas para pies. Las ha lanzado la firma SVR, puntera en cosmética y en el cuidado de esta parte de nuestro cuerpo y tiene unas que sirven de exfoliante y que vienen con forma de calcetín. De este modo resultan muy prácticas de aplicar y de mantener y garantiza que el resultado sea óptimo.