Peinarse bien es complicado, pero lo es más aún lograr que ese look que tanto nos ha costado conseguir se mantenga durante tiempo.


Que el peinado se mantenga en su sitio es algo que preocupa tanto a hombres como mujeres. Por eso los fijadores son los productos cosméticos más usados para el cabello, con permiso del champú.

Sin embargo, los usos y resultados son diferentes en función de cada tipo de persona. No tanto en base a su sexo como a su tipo de cabello y a cómo quiere que le quede el peinado y cuanto dure este en las mejores condiciones posibles.

Tipos de fijadores

Además de ver cuál es mejor para cada cosa estaría bien que delimitáramos los tipos de fijadores que existen para nuestro cabello. Y hemos de decir que se agrupan en, básicamente, cuatro categorías. La primera son las ceras, la segunda las espumas, la tercera los sprays y la cuarta, los geles.

La cera se presenta en un formato sólido. De forma que podremos coger un poco con los dedos, con los que la calentaremos antes de aplicarla en la zona que corresponda. Con respecto a sus usos, suele ser habitual entre quienes llevan el pelo corto y quieren que mantenga la forma aun yendo en contra de la gravedad.

La cera también es útil para aplicarla en las puntas en los cabellos más largos para que se muestren cerradas y queden con el efecto deseado. Así mismo, en recogidos es útil para fijar determinadas partes que tienen que mantenerse incólumes durante un largo plazo de tiempo.

Espumas y Sprays

Este formato, la espuma, debe aplicarse antes de secar el cabello de forma que al secar, podamos controlar el volumen y la forma del cabello. Son ideales para cabellos rizados u ondulados así como para aquellos cabellos lisos que van a lucir ondas o rizos que normalmente no pueden. No obstante, si tu caso es ese y las ondas las vas a hacer con plancha o secador a altas temperaturas, acuérdate de aplicarte antes un tratamiento para protegerlo del calor.

Los sprays de fijación de hoy en día van más allá de las famosas lacas. Pero estas también siguen estando en la lista. Sin embargo ahora lo hacen de otro modo: dejando menos residuos que sus predecesoras y vaporizándose o bien con aerosol o sin ningún tipo de gas.

Geles y pomadas

Antes los conocíamos como gomina y dejan siempre un toque final brillante, por lo que son los que tienen un uso más específico y para determinados cortes o situaciones. No obstante, dan una fijación fuerte y hacen que el cabello se mantenga como le digamos, eso sí, con un aspecto no tan natural ni mucho menos voluminoso. Pero si lo que buscas es ganar volumen, no te apures, hay espumas y sprays formulados para cubrir tus necesidades.